El apagón de este martes encendió las voces de quienes tenían más de tres horas esperando llegar a sus hogares, por lo que decidieron trancar la avenida Francisco de Miranda.

Caracas. A las 2:44 p. m. los ciudadanos que se encontraban esperando camioneta —ante la falla eléctrica que dejó sin energía a 80 % de la ciudad y que se extendió al Metro de Caracas— decidieron trancar en ambos sentidos la avenida Francisco de Miranda a la altura de Chacaíto. “Queremos transporte”, gritaban con insistencia mientras bloqueaban el paso a motorizados y vehículos. A escasos metros se encontraba la Policía de Chacao, minutos después llegó la Policía Nacional Bolivariana (PNB), que no impidió la manifestación.

No tenemos transporte, no hay comida, no hay toallas sanitarias, no hay jabón, ¡queremos que Maduro se vaya!, dijo Norelys Fuenmayor, una mujer que tenía tres horas aguardando un bus que la llevara hasta El Cementerio.

A su lado estaba Mary Sánchez, quien sujetaba su barriga —está embarazada— y le decía a los motorizados que por allí no podían pasar. ¿Cómo llego hasta el Hospital Vargas así? Me duelen los pies. Esto no es hoy nada más, son todos los días. No tengo efectivo y los taxi, que subsidió el Gobierno, están cobrando tres millones”, reclamó.

Cuando llegó un funcionario de la PNB, los manifestantes comenzaron a pedirle a quienes estaban en la parada de las camionetas que se unieran a la protesta. “Queremos transporte y apoyo”, vociferaron.

En todo el país tenemos fallas de toda vaina, de caucho, baterías. El transporte no está trabajando 100 %, dijo el PNB, quien fue interrumpido por los ciudadanos. Por culpa de Maduro, le respondieron.

Una funcionaria de la Policía de Chacao se acercó para comunicar que la estación de Metro Chacaíto había abierto sus puertas, luego de aproximadamente cinco horas sin prestar servicio comercial. La mayoría salió corriendo y otro grupo se quedó reclamando la crisis de transporte en el país.

Lee también
Zulianos buscan ganarse el pan mientras soportan la pesada cruz de los apagones

Foto: Carmen Victoria Inojosa


Participa en la conversación