Frente a la sede del BCV, un grupo protestó por el retardo que tiene el ente emisor en acreditar el dinero colocado hace 10 días.

Caracas.  “Necesito el dinero para poder comprar los medicamentos de mi hija”, clamó Leyda Álvarez una ayudante de cocina que el 16 de diciembre depositó en el Banco Central de Venezuela (BCV) los 44.000 bolívares que tenía en billetes de 100 bolívares y que ahora requiere con urgencia para atender los gastos de su familia.

Esta trabajadora de una escuela y que reside en Cotiza dijo que “ahorita sobrevivimos con lo que tiene mi esposo, pero quiero mi plata. Es para mi hija”. Desde de la semana pasada está yendo al Central a buscar respuestas sobre el destino del dinero que colocó y que tenía que acreditarse en la cuenta que tiene en una institución financiera estatal.

Junto a Leyda, este martes más personas fueron nuevamente al BCV a protestar, porque el dinero depositado hace 10 días no aparece. En el instituto emisor los marean. Los funcionarios les sacan copias a los certificados entregados y les notifican a las personas que luego vean sus cuentas, pero al revisar no tienen nada.

José Hernández es chófer y al mostrar su cuenta de ahorros en el Banco de Venezuela apenas tiene 211 bolívares. “Me tienen en un peloteo. De aquí (BCV) me mandan al Venezuela, y del Venezuela me envían para acá. Tengo días sin saber nada de mi  plata”.

Carolina Gómez, otra manifestante, comentó que “deposité 50.000 bolívares el 17 de diciembre, luego de 30 horas de cola y el dinero no está en mi cuenta. He tenido que pedir cola porque no tengo suficiente efectivo”.

Lee también
Fallas en los Clap y los servicios básicos son los detonantes de las protestas en Libertador

Esta empleada de mantenimiento que vive en los Valles del Tuy relató que no lo dio tiempo de realizar el depósito en la institución financiera donde tiene sus ahorros, por ello, fue al BCV. Ante la ausencia de sus reales, indicó que la semana pasada sobrevivió con lo que “cobré de un cheque”.

Los ciudadanos que fueron al BCV intentaron cerrar la avenida Urdaneta para manifestar, pero efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Nacional se lo impidieron y durante el tiempo que estuvieron en la sede del instituto emisor fueron cercados por los militares.

La decisión

En los primeros días de diciembre las autoridades presentaron la nueva estructura de monedas y billetes, y en aquel momento, informaron que por un tiempo coexistirían los billetes nuevos y viejos, tal como sucedió en 2008. Sin embargo, a los días, el Jefe de Estado decidió eliminar la vigencia del billete de 100, bajo el argumento de evitar el contrabando de ese papel moneda y combatir el dólar paralelo.

Sin tener las piezas completas del nuevo cono monetario, el jefe de Estado el 11 de diciembre ordenó sacar el billete de mayor denominación en un lapso de 72 horas, lo que implicaba retirar casi la mitad de las piezas que estaban en circulación a noviembre.

Entre el 13 y el 15 de diciembre los venezolanos fueron obligados a depositar los billetes de 100, y quienes en ese lapso no entregaron sus billetes, tenían que ir al Central a canjearlos en el período del 16 al 20 de diciembre, medida que cambió a última hora, pues el instituto emisor informó que solamente se realizarían depósitos.

Lee también
BCV comienza a reflejar pérdidas en sus balances

El 16 y 17 de diciembre miles de personas fueron al BCV a colocar el dinero, donde pasaron horas de cola. En el interior del país la crisis de efectivo se agudizó lo que llevó a protestas que terminaron en saqueos y muertos en varios estados.

El 18 de diciembre Maduro decidió extender la vigencia del billete de 100 hasta el 2 de enero, porque las nuevas piezas de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares no llegaron al país, siendo la excusa el “saboteo”.

Hasta la fecha, de acuerdo con lo indicado por los funcionarios, han arribado 60 millones de piezas de 500 bolívares, cuya circulación no se ha definido.

La banca aún no ha recibido los nuevos billetes ni tiene instrucciones sobre cómo se introducirán esas piezas. Frente a esta incertidumbre, los representantes de los bancos han solicitado al ente emisor extender la medida.

En paralelo, los problemas con el efectivo siguen. Desde noviembre las instituciones financieras no tenían suficientes billetes para atender la demanda, y ahora sin las nuevas piezas, las dificultades aumentan.

Fin de año sin plata

Muchos de los que hicieron sus reclamos en el BCV temen llegar al 31 de diciembre sin dinero.

Brodys Efros es un mecánico de Petare que no tiene suficiente disponibilidad. “Estuve 30 horas en una cola para nada. Deposité 28.000 bolívares, me dijeron que en 72 horas estaría listo en mi cuenta, pasaron los días y no tengo el dinero. Uno tiene que atender pagos ¿cómo hago?”.

Foto: Miguel González



Participa en la conversación