El nuevo salario de 250.531 bolívares en insuficiente para las familias. Los caraqueños consideran que la revisión es por campaña electoral.  

Caracas. Aumentó el salario mínimo y también el descontento de los ciudadanos, porque saben que ahora vendrán más incrementos de todos los productos y servicios.

Tal como si fuese una tradición, el presidente Nicolás Maduro anunció por tercera vez en este año un nuevo ajuste del salario mínimo y del bono de alimentación que ha despertado una vez más la preocupación de los ciudadanos, quienes ven cada día más afectada su situación económica.

La remuneración básica pasa de 65.021 bolívares a 97.531 bolívares y el ticket de alimentación sube de 135.000 bolívares a 153.000. Pero esta revisión no alcanza frente a los altos precios.

Apenas ayer [domingo] lo aumentaron y hoy fui a comerme unas empanadas de desayuno, y ya estaban en 2000 bolívares, no han pasado ni 24 horas desde el anuncio de Maduro y ya las cosas comenzaron a dispararse, porque claro, los dueños de los negocios deben ponerse las pilas para poder pagar los sueldos de sus empleados. Y eso Maduro no lo ve, o se hace el loco para seguir destruyendo el país, relató Mariel García, quien trabaja de vendedora en un pequeño local en La California.

El salario mínimo más el bono de alimentación llega a 250.531, mientras que la canasta alimentaria a mayo estaba en 745.993 bolívares. Lo que evidencia que la plata no rinde.

Fabiola Cedeño, habitante de Guatire, lamenta el aumento porque asegura que inmediatamente el pasaje hacia Guatire también incrementará. Eso es automático, apenas anuncian los aumentos, los choferes se ponen a sacar cuentas para ver en cuánto dejaran el pasaje. También me preocupa porque no sé si a mí me aumenten porque estaba ganando el doble de un salario mínimo, si lo aumentaron 50 %, quiere decir que en mi escala apenas estaré un 50 % por encima, pero todo sube por igual.

Lee también
Caraqueños se muestran apáticos ante la Constituyente y afirman que no votarán

Según Alexander Salguero, diseñador gráfico residenciado en La Bandera, esta medida es para buscar votos debido a que el aumento se anunció en el marco de la campaña para la elección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Maduro está buscando votos desesperado en donde no los hay. Como ve que la gente no le hace caso a punta de meter miedo, busca atraer moscas con miel, pero el país ha despertado, y tú te das cuenta como poco a poco la gente está abriendo los ojos. Los que antes eran chavistas andan calladitos porque saben que a nadie beneficia estos aumentos de sueldo si todo va a costar más caro, añadió.

El incremento, según el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez, intenta “enfrentar los altos niveles de inflación. Es cierto que hay una situación asociada al tema inflacionario y es por eso que se viene efectuando permanentemente los aumentos salariales”. Sin embargo, la política oficial es la que acelera los precios al limitar la producción e inyectar más dinero a la economía para cubrir el déficit del sector público.

Ni los empleados privados ni los trabajadores públicos parecen contentos con el nuevo incremento, porque la inflación deteriora su poder adquisitivo. De hecho, la firma Ecoanalítica estima que este año habrá una caída de 36 %.

La revisión salarial además golpea a las industrias y los comercios, porque con menos ingresos tienen que afrontar fuertes cargas laborales. El presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez, dijo en Unión Radio que estos incrementos tan seguidos serán los responsables “de los cierres progresivos de pequeñas y medianas empresas”.

Foto de referencia: Cristian Hernández.



Participa en la conversación