Dos enfermeras de la Maternidad Concepción Palacios y una obrera fueron golpeadas. Según denunció el sindicalista Mauro Zambrano, los colectivos llegaron de la mano del director de este puesto asistencial, doctor Alí Barrios. Este miércoles, las agraviadas fueron a dejar constancia de los ataques en la Fiscalía General de la República.

Caracas. En horas de la tarde del pasado martes se presentó un despelote en la Maternidad Concepción Palacios: miembros de un colectivo llegaron con actitud amenazadora y pretendieron silenciar las quejas de los trabajadores.

Tras el zaperoco resultaron golpeadas dos enfermeras y una obrera del área de lencería. Este miércoles, las afectadas acudieron a la Fiscalía General de la República a dejar constancia de la agresión.

Todo se desarrolló en paralelo a la actividad de parlamentarismo de calle hecha por algunos diputados de la Asamblea Nacional (AN), justo en la plaza contigua a la Maternidad.

Lee también
Médicos del Hospital Central de Maracay inician paro de 48 horas por amenazas de grupos armados

Mauro Zambrano, delegado sindical del hospital Clínico Universitario, y quien está acompañando las luchas en este centro de obstetricia de referencia nacional, denunció que los colectivos llegaron con el director Alí Barrios:

“Hubo mucha confusión con la presencia de estas personas y se rumoró que era para evitar el paso de los asambleístas. Cosa que nunca ocurrió, pues ellos siempre estuvieron en las cercanías, nunca entraron al lugar. Aún así hubo recriminación hacia los trabajadores que fueron a la plaza, lo que desencadenó algunas discusiones. En eso una de las enfermeras y una de las mujeres del colectivo se enfrentaron a golpes”.

Zambrano explicó que después los hombres se metieron y arremetieron en contra de la trabajadora. Durante la disputa fueron atacadas otras dos empleadas:

“El personal le pedía al director que se ocupara de la crítica situación que atraviesa la Maternidad y dejara a un lado la política. Pero no puede ser que los trabajadores no puedan protestar porque los amedrentan, golpean y amenazan. Esta situación debe regularizarse y el director debe escuchar. Es lamentable que los hospitales estén bajo la amenaza de los colectivos. Por ejemplo, en el Clínico Universitario lo que hay es un grupo de malandros, son unos hampones que se pasean por los pasillos con sus armas”.

Destacó que ahora que están iniciando una serie de asambleas hospitalarias en defensa de la salud y por mejores reivindicaciones salariales, “nos quieren detener con estos grupos violentos. Los diputados ni siquiera llegaron a entrar y se originó todo esto, cuando deben estar buscando soluciones para rehabilitar el servicio. Aquí las parturientas pasan mucho trabajo, pues a veces no hay ni anestesiólogos y son ruleteadas. Esa es una constante que sabe el director y no intenta resolver esos males. Más bien llega acompañado de los colectivos”.

El último incidente grave de ataques de colectivos fue en el hospital José Gregorio Hernández de Los Magallanes de Catia.

Lee también
Suspenden consultas electivas en hospital de Los Magallanes por detención de médico y obrero

Ahí se recibió una caja con insumos donados, lo que bastó para que los colectivos en compañía de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional hostigaran al personal. Un médico y un dirigente sindical terminaron presos por aceptar el material. Luego de haberlos tratado como terroristas, tres días después fueron puestos en libertad.

Zambrano dijo que nada de esto los intimidará pues la agenda de reclamos está servida y la continuarán sin tropiezos. Para este jueves está prevista una asamblea en Mariología, ubicada en El Cementerio, parroquia Santa Rosalía.

Foto referencial: Mariana Mendoza


Join the Conversation