Colombia sí sacó bien sus cuentas y nos dejó el pelero en Toronto

La Delegación cafetera cumplió con sus proyecciones y sumó 27 oros en los Panamericanos. Venezuela calculó entre 18 y 20 y se trajo apenas 8

Cristóbal Naranjo/ @cristobnaranjo

Caracas. En cuanto a oro se refiere Colombia sí sacó bien sus cuentas para los Panamericanos Toronto 2015. El Comité Olímpico neogranadino hizo un pronóstico conservador de 25 doradas para la cita que concluyó el domingo y acertó al ganar 27 títulos en suelo canadiense.

La precisión en las previsiones del país vecino contrastó con la acaso ambiciosa proyección del Comité Olímpico Venezolano, que veía factible sumar entre 18 y 20 primeros puestos. Los escasos ocho campeonatos criollos evidenciaron un fallo garrafal en el cálculo de la dirigencia.  Y más allá del error en la valoración, el deporte colombiano (antiguo termómetro y espejo para medir los progresos nacionales en este tipo de eventos) ratificó con creces su superioridad con respecto a la selección nacional.

Si en Guadalajara el combinado cafetero sumó 24 oro contra 12 de la delegación venezolana, en Canadá la brecha se ensanchó a un 27-8. Colombia estuvo cerca de cosechar cuatro veces más cetros panamericanos que su antiguo competidor y en total de preseas también se alejó con un contundente 72-50. Y eso que lo hizo con 296 deportistas de los 340 clasificados, pues solo viajó el grupo que por análisis garantizaba estar entre los ocho primeros de cada disciplina. Venezuela mandó un contingente de 354, con discretos resultados.

“Este es el resultado de un proceso bien planificado que se viene implementando en Colombia desde hace varios años y que empieza a dar sus frutos. El país tuvo un resultado muy negativo en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96 y desde allí se hizo un replanteamiento en la estrategia deportiva del país”, cuenta el presidente del Comité Olímpico Colombiano Baltazar Medina.

¿En qué consiste ese replanteamiento? En invertir fuerte en un limitado número de disciplinas con un historial competitivo en las justas del ciclo olímpico. “Consideramos que si un país no se enfoca en las disciplinas donde tiene mayor potencial deportivo terminamos gastando el dinero en muchos frentes de acción sin los resultados esperados”, asegura Medina.  ”Tenemos deportes como el atletismo, el ciclismo, las pesas, la lucha y el judo donde sabemos que está el potencial deportivo de Colombia. Allí nos concentramos sin querer decir que no atendamos a los otros deportes”, cierra el dirigente.

Planificación es la clave

El expresidente del Comité Olímpico Venezolano Fernando Romero considera que el enfoque colombiano es acertado, si bien ambas naciones tienen realidades socio-políticas distintas en la actualidad.

“Yo creo que el deporte debe estar apoyado con conocimiento de causa. No es meterla dinero por meterle dinero porque plata mal gastada no da resultados. El deporte tiene que seguir siendo apoyado técnicamente con un programa y un esquema de logros decisivos. No hay que ver el resultado del deporte como un hecho político”.

En este punto, Romero critica la excesiva propaganda que utiliza el Gobierno con los atletas criollos.  “Los políticos tienen demasiado campo para competir, pero no en el deporte. Los deportistas son los ídolos de la gente y no se ve bien porque al politizar el deporte los atletas están sujetos a una discriminación terrible que es la polarización, donde ningún bando le concede nada al otro. Eso no lo hace nada bien al deporte”.

Reveses inesperados

Para el viceministro del Deporte José Alejandro Terán, en los Panamericanos “todos los países incrementaron su nivel competitivo”. “Hubo algunos reveses inesperados. En las pesas se nos fue un oro por peso corporal. Y en ciclismo no se pudo revalidar el título”, precisó.

La exministra de la cartera y subcampeona en esgrima en Toronto Alejandra Benítez  cree que más allá del resultado en cuanto a metales, la llamada generación de oro dará sus frutos en un futuro no muy lejano. «A veces la gente es muy crítica por el número de medallas, y eso no lo tenemos que ver, tenemos que ver que hay una generación muy joven que están arrancando ahorita, que tiene que tener un proceso y van a llegar sus resultados en el momento justo. A lo mejor no son estos Panamericanos sino en los próximos».

Si los cálculos de Benítez son ciertos, en Lima 2019 el deporte venezolano podrá, al menos, reducir las distancias que lo separan del colombiano en el medallero, aunque en la actualidad esa posibilidad se ve tan lejana como la cita peruana.


Participa en la conversación