Algunos dueños de locales aseguraron que aceptarán el papel marrón hasta el 28 de diciembre. Dijeron que no quieren pasar por el zaperoco de hace un par de semanas. Aunque igual comentaron que la gente hace las compras más vía transacción electrónica que en efectivo.

Caracas. Juan Contorianos, dueño de un local y vocero de la Asociación de Comerciantes de Sabana Grande, dijo que las ventas bajaron considerablemente a causa de los anuncios del Gobierno para recoger el billete de Bs. 100, y luego, de prolongar su uso hasta el 2 de enero de 2017.

Expresó que en el sector comercio hay mucha incertidumbre, e indicó que ante la improvisación del Ejecutivo muchos estiman aceptar el marrón hasta el 28 de diciembre del año en curso.

La medida —dictada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, el pasado 11 de diciembre— generó molestias, protestas, saqueos y fallecidos en el interior del país.

Lee también
Ciudad Bolívar es la viva imagen de un cataclismo tras los saqueos

La imposibilidad de canjear los billetes y las largas colas para depositarlos enardecieron los ánimos de los ciudadanos.

Luego de seis días, el Gobierno reculó y prorrogó el uso del papel moneda de más alta denominación hasta el venidero 2 de enero de 2017.

Sin embargo, esa extensión no mejoró la situación en el ámbito de los comerciantes, que ya venían de sufrir el llamado segundo “dakazo”un par de semanas antes.

Lee también
El hambre desespera a marabinos sin efectivo

Contorianos explicó que después de esa semana de confusión y desespero, en la zona de Sabana Grande, principalmente, se ha observado una caída en las ventas.Y lo otro que afirmó, aunque no detalló en porcentaje la reducción, es que las personas prefieren hacer las operaciones con dinero electrónico. “Ya no están llegando con efectivo, así que no hay mucha fluidez en la caja, pero igual pensamos que es mejor recibir el billete de Bs.100 hasta el 28 de diciembre”.

Esta situación no se da solo en Sabana Grande, sino también en el centro de Caracas, donde por la cercanía de la Noche Buena, se aprecia más movimiento de gente. Algunos vendedores, sin hacer tanta alharaca, manifiestan a los compradores que recibirán los 100 bolos a más tardar hasta el 29 de diciembre.

“Nadie va a calarse ese rollo en los bancos. No queremos pasar por eso. Además el 30 es casi imposible, tendríamos que pasar el día haciendo depósitos. Luego el 2 de enero es bancario. No nos pueden obligar, esas medidas lo que hacen es empeorar todo. Por eso nadie quiere sacar su efectivo”, mencionó Efrén Díaz.

A este respecto, los vendedores ambulantes aún están en tres y dos. Sostienen que recibirán al bolívar más alto para mantener las ventas, mientras que a los quiosqueros no les agrada alargar su uso hasta el 2 de enero.

“Voy a cerrar antes del 30 y por eso no voy a aceptar el billete. Viajo al interior y allá es difícil hacer ese canje”, comentó Norma Pérez.

Las opiniones van y vienen en torno al marrón venezolano —y no precisamente al cafecito. Con todo, “amanecerá y veremos” como reza el argot popular, pues las ventas, según los vendedores, se aflojaron, por un lado y, por el otro, están quienes padecen el lado grueso del cuento: los compradores. Estos últimos se encuentran agobiados por la escasez de efectivo y las largas colas en los cajeros y, además, pasan de tormento en tormento debido a la lentitud de las transacciones a través de los puntos de venta.

Foto: Mabel Sarmiento


Join the Conversation