Comerciantes estiman que “cuando el precio del dólar baja es porque está por agarrar impulso”

cambiario

Según la evaluación de al menos tres economistas, una baja en la cotización del dólar no se traduce en una disminución de los precios en bolívares: Asdrubal Oliveros señala que mientras los precios se duplicaron por 16.000 en 2018, el tipo de cambio solo se multiplicó por 700. Luis Vicente León indica que es muy común que se confunda inflación y devaluación de la moneda en una relación lineal.

Caracas. Mientras la oferta del dólar ha marcado una ruta en la estimación de los precios dentro de Venezuela, los ciudadanos observan con asombro que la cotización de las divisas disminuyó sin que el aumento de precios se detuviera. Y como respuesta, según se pudo consultar con al menos tres economistas, el problema de los precios radica en que la inflación crece más rápido que la devaluación y mientras los precios se duplicaron por 16.000 en 2018, el tipo de cambio se multiplicó por 700, sostuvo Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica.

Los economistas Luis Vicente León y Ronald Balza sostienen que una baja en la cotización del dólar no se traduce en una disminución de los precios en bolívares debido a que la estimación de la oferta de bienes y servicio depende de varios factores (costo de reposición, expectativas, riesgos, confianza, coimas, etc.) y no solo de las divisas: uno de los factores más importantes es que Venezuela experimenta hiperinflación.

Oliveros considera que si la gente siente que los comerciantes “son exagerados” es porque “no se puede ser conservador en hiperinflación”. En los comercios se requiere contemplar un margen amplio de ingresos y de maniobra para protegerse de la volatilidad de todos sus costos operativos. “Al final, los clientes salen perjudicados, pero los comerciantes se descapitalizan rápidamente”, sostiene el economista. Y “si los comerciantes hubiesen valorado su mercancía con el dólar a 2000 bolívares soberanos, hoy estarían perdiendo dinero”, concluye Luis Vicente León.  

Durante la tercera semana de enero de 2019, la tasa del dólar paralelo experimentó una disminución tan pronunciada que lo ubicó, incluso, hasta por debajo de los 2000 bolívares soberanos. Esto, según el economista Ronald Balza, fue producto del encaje bancario que limitó la actividad crediticia y frenó la cantidad de bolívares en circulación. Al no existir este poder de demanda, el precio cae. Para el economista, el anclaje legal es “una medida antiinflacionaria que quedó en desuso y [en esta circunstancia] la disminución del precio del dólar no es una buena noticia”.

Mientras tanto, el precio de los productos y servicios en Venezuela mantuvo su tendencia al alza que, luego de 15 meses en hiperinflación, se ubica en aumentos de 3 % al día.

Los especialistas aclaran que la inflación es un “fenómeno monetario” que se produce cuando la administración pública tiene gastos mayores a los ingresos que percibe e inyecta dinero sin respaldo a la masa monetaria para cubrir su déficit.

Con esto, los bienes y servicios existentes en la economía suben de precio debido a que hay más dinero en circulación, sin que la oferta, por su parte, haya aumentado.

En hiperinflación, agrega Oliveros, el ritmo de los aumentos es desordenado y la capacidad de estimar precios se trastoca: los comerciantes corren el riesgo de descapitalizarse, no poder reponer su inventario y quebrar. Frente a esto, “la expectativa está asociada hacia la protección del patrimonio”, concluye.

“Cuando el precio del dólar baja es porque está agarrando impulso”, advierte Romero Gasto, comerciante de La Hoyada.

¿Cuál es la garantía de que el dólar se mantenga con precio bajo?

Asdrúbal Oliveros sostiene que es común que el dólar disminuya su precio, momentáneamente, luego de un aumento agresivo. Pero la volatilidad se sobrepone y arrasa con los planes a largo plazo. Es más, este lunes, el Bolívar Soberano se devaluó en 36,8 %, según la tasa del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom), al ubicar la cotización del dólar en Bs. S. 3299. El Euro pasó a costar Bs. S. 3773,53.

Esto coincide con la autorización por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) a la plataforma Interbanex de transar divisas a una tasa referencial de Bs. S. 3200. Asimismo, se dio a conocer el anuncio de las sanciones aplicadas a Pdvsa por parte de Estado Unidos y que implican un sustancial recorte de divisas hacia Venezuela.

Como hemos visto, el dólar negro siguió su tendencia al alza, pues se trató de una “disminución coyuntural y no estructural”, según Oliveros. En palabras del economista, se trata de un mercado “poco profundo” donde se transan entre cinco y ocho millones de dólares diarios que provienen de grupos corporativos (50 %), el menudeo (40 %) y las criptomonedas (10 %). No hay garantías de estabilidad pues no hay condiciones transparentes para la estimación de su precio y priva el valor que la gente esté dispuesta a pagar con tal de hacer el cambio.

Lee también
Departamento del Tesoro de EE. UU. sancionó a Pdvsa para aumentar presión sobre Maduro

Expectativas para el comerciante

El economista Ronald Balza sostiene que las estimaciones de inflación y contracción económica, como las del Fondo Monetario Internacional (FMI) —la cual proyecta un índice de inflación de 10.000.000 % para este año— corresponden a una situación previa a los conflictos políticos que se han desencadenado y se profundizan en el presente. Y por eso, sostiene que este escenario puede cambiar, pero aún no se espera que la inflación se resuelva en el corto plazo, ni que las autoridades del Banco Central se independicen del poder político con el fin de corregir el problema de fondo.

Al contrario, Luis Vicente León estima una situación de empobrecimiento, desabastecimiento e inflación “dramática” debido a las sanciones petroleras.


Participa en la conversación