“¿Cómo arrancamos de nuevo?”, se preguntan comerciantes tras saqueos en Caracas

saqueos en caracas

Los hermanos Caldera son portugueses, rondan los 60 años y no quieren irse de Venezuela. Sin embargo, el saqueo de su frigorífico puede que les signifique su partida definitiva del país. No tienen dinero para reponer el comercio y no confían en que el Estado responda por lo sucedido.

Caracas. Es lunes 11 de marzo de 2019, 1:00 p. m. y es el cuarto día del apagón nacional. Manuel está sentado frente a la puertas cerradas de su frigorífico. Espera respuestas. El negocio de la familia fue saqueado la noche del sábado 9 de marzo mientras la ciudad se encontraba a oscuras debido a un falla eléctrica que lleva más de 80 horas en todo el país.

En 1984 los hermanos Manuel y José Manuel Caldera abrieron el Frigorífico Villanueva en la avenida San Martín, a la altura del puente Capuchinos. Ambos son emigrantes de Madeira, Portugal. Llegaron a Caracas en 1972 cuando tenían 14 y 15 años.

Este mismo lunes José Manuel está parado a pocos metros de su hermano en la avenida San Martín y cuando habla se le aguan los ojos. Ambos coinciden en que necesitan ayuda del Estado o de alguna empresa privada para recuperar su negocio, de lo contrario, tienen que cerrarlo y probablemente, se irían del país. Sin embargo, ese no es el escenario deseado para estos hermanos. A pesar de la creciente migración que suma más de 3 millones de venezolanos en el exterior, Manuel se considera un caso atípico en el país porque sus cuatro hijos viven en Venezuela. Ni Manuel o José se quieren ir. En Venezuela crecieron, trabajaron y formaron sus familias. Tienen 59 y 60 años. En Venezuela quieren morir. No obstante, el frigorífico es la única fuente de ingreso de estos hermanos.

“Nos quedamos en la calle”, dice José. Los vidrios donde tienen las distintas carnes y embutidos están rotos. No hay nada. Algunos granos están regados en el piso. Los pesos y las balanzas fueron hurtados. Más de 700 kilos en pollo, cochino y gallina, fueron hurtados. Se rumorea que la mercancía fue repartida entre más de 100 personas.

Vidrios rotos del mostrador Frigorífico Villanueva luego de ser saqueado el sábado 9 de marzo de 2019

Al entrar al frigorífico se percibe un olor a veneno. José explica que el sábado en la noche efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) lanzaron una granada y se fueron. No detuvieron el saqueo. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) no había aparecido en el lugar. Los hermanos comentaron que supuestamente aparecerían este lunes. Pero no confían en su denuncia. No confían en que se haga justicia.

Este es el segundo saqueo que han vivido los hermanos Caldera. El primero fue en el Caracazo en 1989. Allí también perdieron todo, pero con la póliza de seguros pudieron recuperar el negocio. En esta oportunidad, Manuel dice que la póliza no les cubre nada. En diciembre fue la última vez que pagaron y la compañía no quiso aumentarles la póliza. El monto era tan insignificante que no lo recuerdan. Calculan que como máximo serían 30.000 bolívares, el equivalente a dos kilos de carne, aproximadamente.

“¿Cómo arrancamos de nuevo?”, se pregunta Manuel. A los hermanos le inquieta las facturas que deben pagar. Hay mercancía que no había sido cancelada, ya que estaban esperando a venderla, por lo que están en deuda con los proveedores.

Manuel Caldera, de 59 años, en su comercio Frigorífico Villanueva

José comentó que las cámaras de seguridad del local están dañadas, por lo que no registraron a los responsables, pero sospechan que son personas jóvenes. José también denunció que el domingo un canal de televisión perteneciente al Estado no quiso publicar lo que había ocurrido en el Frigorífico Villanueva. “Ellos están ahí parados porque están haciendo cola”, dice José que fueron las palabras de la periodista.

Al menos cuatro negocios en Caracas fueron saqueados según pudo constatar Crónica.Uno en un recorrido. Los demás no quisieron ofrecer declaraciones. Los comercios afectados fueron: Luvebras de La Florida, el Central Madeirense en el Centro Comercial La Pirámide, Baruta y otro abasto en el centro de Caracas.

Una trabajadora del Luvebras informó que lo ocurrido en ese lugar fue más un suceso de vandalismo en vez de un robo por hambre. “La mayoría de los productos robados fueron licores”, contó.

Nevera del Frigorífico Villanueva repleta de vidrios rotos luego de ser saqueada por vecinos de la avenida San Martín

Fotos: Gleybert Asencio

Lee también
Inseguridad podría ser la excusa para desalojar a comerciantes de San Jacinto

Participa en la conversación