Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, además de controlar la elaboración y distribución de alimentos, regularán el despacho de medicinas y decidirán quiénes accederán a las bolsas de comida.

Caracas. El dominio de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) aumenta. El presidente Nicolás Maduro frecuentemente asevera: “Todo el poder para los Clap“, y cada vez les da mayor hegemonía para controlar la producción y distribución de productos básicos.

Bajo el argumento de garantizar el abastecimiento, en abril el Gobierno creó los Clap para el reparto de comida casa por casa, pero sus funciones se han ampliado por medio de los decretos de emergencia económica con el fin de regular a las empresas.

En seis meses de operaciones, el saldo de los Comités es negativo, debido a que la distribución de las bolsas de comida ha sido discrecional, sin embargo, el Ejecutivo insiste en darles supremacía.

Este martes, el Jefe de Estado aprobó un plan para los Comités en el cual reiteró que 50 % de la producción tiene que orientarse a esas instancias, les dio recursos para involucrarse en la actividad productiva y los instó a participar en el despacho de medicinas.

“Los Clap tienen todo el poder para tomar las riendas de control de los procesos de producción y distribución de los productos de primera necesidad”, aseguró el mandatario. Para analistas, el Gobierno con los Clap administra la escasez y lleva a las familias a depender más del Estado para tener a los artículos esenciales.

Lee también
Obtener una bolsa Clap se convierte en misión imposible

El superpoder

Distribución: El vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, y el jefe de los Clap, Freddy Bernal,  hace unos meses indicaron que hasta un 50 % de la producción de alimentos tenía que ir a los Comités. El primer mandatario anunció que el Gobierno se reservará 50 % de los rubros producidos por la agroindustria para la distribución a través de la organización comunal: “Nosotros tenemos que buscar garantías de que se produzca, primero, y segundo, que lo que se produzca vaya al pueblo y la mayor garantía de que vaya al pueblo son los Clap”.

Con una producción desplomada por el control de precios y las restricciones en las entregas de dólares, el Gobierno eleva las presiones a las industrias, lo que a juicio de los representantes de los gremios agudizará la escasez. “El Ejecutivo está obligando al empresariado a que parte de su producción sea única y exclusivamente para los canales de distribución establecidos por ellos. Esta medida va a propiciar una tendencia de anaqueles más vacíos en todos los establecimientos finales”, dijo Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras a Unión Radio.

Ya el desabastecimiento de productos regulados en Caracas está en 77,8 %, según la firma Datanálisis.

La distribución no solo se centrará en alimentos, también se extenderá a las medicinas. Tras cuestionar a la ministra de Salud, Luisana Melo, por el resultado del programa de venta de medicamentos 0800Salud, el Presidente anunció que los Clap tendrán el control de ese plan.

Según Maduro, “Barrio Adentro debe ser el gran instrumento junto a los Clap para resolver los problemas que todavía existen de distribución de medicamentos y que les lleguen los medicamentos al pueblo, a quién lo necesite”.

En días pasados el jefe de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, dijo que el Estado tiene capacidad para distribuir medicinas.

Fuentes del sector salud apuntaron que las fallas del programa 0800Salud fueron por el desabastecimiento. Agregaron que las personas que buscaban medicinas no las conseguían porque el Estado tampoco les daba respuesta. La escasez de medicamentos, por la menor producción e importación, supera 80 %.

Lee también
Ventas de bolsas de los Clap carecen de controles

Producción: Con los decretos de emergencia, los Clap ya tienen injerencia en la producción y el mandatario señaló esta semana que los Comités “tienen capacidad” para producir.

Para Maduro “hoy los Clap están en condiciones de acelerar su marcha y de tomar el control de los procesos productivos”. En ese contexto, añadió que los Comités serán incorporados a los planes de siembra y producción de alimentos, con apoyo de los ministerios de: Agricultura, Alimentación y Comunas.

Recursos: Para garantizar más insumos a los Clap, el Gobierno aumentó las asignaciones a las empresas estatales. El pasado martes, Maduro aprobó 1,4 millardos de bolívares para la fabricación de equipos que ampliarán la producción de harina precocida de maíz, y 380.000 dólares para la adquisición de motores para la maquinaria que elaborará la harina.

También dio recursos para la compra de 1.000 kits de insumos y materiales para los Clap inscritos en el Ministerio de Agricultura Urbana. Cada kit cuesta 1,5 millones de bolívares.

Pagos: En el proceso de compra de los productos que distribuyen los Clap, el Ejecutivo permitirá pagos con tarjetas de débito y tickets de alimentación. Y el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, agregó que en 30 días estará activo el sistema biométrico a fin de “permitir a todo el pueblo adquirir los productos de los Comités”.

En la investigación que realizó la Asamblea Nacional sobre las Clap, una de las quejas de los ciudadanos es que las bolsas se venden sin factura y no hay precisiones de cómo se reintegran los pagos que hacen las familias por los paquetes.

Lee también
Oposición aceitará su maquinaria el 12 de octubre

Carnetización y tarjetas: Para adquirir las bolsas, los Clap realizan un censo, y a ese requisito se suma otro: el carnet. Los Clap van a carnetizar a las familias y decidir quiénes se beneficiarán de las tarjetas de la Misión Hogares de la Patria.

El Jefe de Estado indicó que los Clap “deben pasar por un proceso de carnetización, para el manejo de la distribución de los productos”. Ya muchas familias para acceder a los paquetes deben llenar una planilla y presentar una constancia de residencia, y en algunas zonas les piden su afiliación política, por ello, varias han quedado por fuera de la distribución.

Además de los carnets, Maduro les pidió a la organización comunal apoyo para la entrega de las tarjetas Hogares de la Patria: “Yo le entrego la Gran Misión Hogares de la Patria a los Clap, tarjeta, carnet para seguir haciendo la revolución”. Solamente 500.000 familias cuentan con esas tarjetas, que tienen una asignación de 30.000 bolívares.

Foto referencial: AVN



Participa en la conversación