El nuevo presidente del Parlamento, Omar Barboza (UNT) le respondió a la propuesta del economista Ricardo Haussman: “Nosotros planteamos salidas democráticas, no violentas”. Las fracciones 16-J y Prociudadanos acusaron a la Unidad de propiciar la convivencia con Maduro. Henry Ramos (AD) los llamó infiltrados.

Caracas. El secretario de la Asamblea Nacional Constituyente, Fidel Vasquez, conversaba entretenidamente con el presidente de la comisión de Defensa de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano (AD) junto a la puerta Este del Palacio Federal un par de horas antes del inicio de la sesión de instalación del año legislativo 2018-2019, pues tienen una relación de amistad de vieja data. “Estamos aquí prestos a facilitarles constituyentes por si necesitan completar el quorum”, dijo Vásquez en tono de broma al ser abordado por la prensa.

Pero como es habitual, por tratarse de la primera sesión del año, el quorum estuvo más que completo. De los 109 diputados que fueron electos por la tarjeta de la Mesa de la Unidad en 2015 —como se recordará, el Tribunal Supremo de Justicia obligó la desincorporación de tres diputados de Amazonas), acudieron 107: 102 que se mantienen en la Unidad, 4 de la fracción disidente 16-J (Richard Blanco, Biagio Pilieri, Omar Gonzálezy Juan Pablo García) y uno de la otra fracción disidente, Prociudadanos (José Aparicio).

Fueron esos 5 diputados quienes salvaron su voto ante la propuesta de junta directiva integrada por Omar Barboza (UNT), Julio César Reyes (AP), y Alfonso Marquina (PJ) y cuya presentación correspondió al nuevo jefe de fracción de la oposición, Juan Guaidó (VP).

La terna resultaría aprobada, pero antes de que se produjera la votación, los diputados de 16-J y Prociudadanos pidieron la palabra para salvar el voto. Omar González (16J) argumentó que la nueva directiva no los representa porque algunos de sus integrantes “tienen como propuesta la convivencia con el régimen y la cohabitación con la ANC”. Mientras José Aparicio (Prociudadanos), reclamó no haber sido consultado y cuestionó el éxito de las negociaciones en Dominicana.

La respuesta de la Unidad quedó en manos de Henry Ramos (AD), que fue aplaudido por los presentes aún antes de iniciar su discurso. “En primer lugar, no se puede salvar el voto porque no hemos votado. No comprendo la estrategia que consiste en implosionar (sic) el único poder público que le está haciendo frente al gobierno. Nosotros no vamos a llamar a ninguna guerra mundial ni civil, no vamos a convocar eventos para que los muertos sean los hijos del pueblo porque nunca son los hijos de los patricios y las patricias. Lo que aquí se ha dicho constituye una infamia. Pido a la cámara que rindamos de pie un reconocimiento a la junta directiva saliente”, dijo Ramos.

Lee también
Lazo Cividanes: “El primer objetivo de la Asamblea Nacional debería ser contribuir a la transición” (II)

El parlamentario tuvo palabras de felicitación y respaldo para el ahora ex presidente de la AN, Julio Borges y de aliento para la nueva junta directiva: “Cuenten con nuestro respaldo y nuestra crítica constructiva sin prestarnos a hacer el papel de infiltrados ni de quinta columna del gobierno”, dijo en referencia a 16J y Prociudadanos.

“Más fuertes que la dictadura”

Julio Borges, que fungió de director de debates, sometió la propuesta a votación a mano alzada, pero 16J solicitó que se realizara nominal. El procedimiento arrojó 102 votos a favor y 5 votos salvados.

Antes de proceder a la juramentación de la nueva directiva, Borges tomó unos minutos para “despedir una gestión difícil, compleja y dura”. Dirigió unas palabras a los diputados perseguidos por el gobierno de Maduro: Gilber Caro, preso desde el 11 de enero de 2017; Renzo Prieto, a quien nunca se le dio la libertad pese a haber sido electo diputado en 2015; al primer vicepresidente de la AN, Freddy Guevara (VP) quien se encuentra en calidad de huésped en una embajada desde el pasado noviembre; y al diputado disidente del PSUV, Germán Ferrer, hoy en el exilio.

“Esta Asamblea ha hecho respetar el nombre de Venezuela y ha resistido todos los embates. Vamos a demostrar que el pueblo venezolano es más fuerte que la dictadura y vamos a derrotarla”, dijo Borges, seguido por una ola de aplausos de pie.

Seguidamente, Dennis Fernández (AD) propuso el nombre de Negal Morales como Secretario y la ratificación de José Luis Cartaya como Subsecretario, resultando aprobados. Finalmente, Omar Barboza (UNT) prestó juramento en su nuevo cargo como presidente del Parlamento y les tomó juramento a Julio César Reyes como primer vicepresidente y a Alfonso Marquina como segundo vicepresidente, así como a los secretarios.

Llamado a la unidad

Omar Barboza y Julio Borges
El presidente saliente Julio Borges, y entrante, Omar Barboza intercambiaron palabras de reconocimiento y solidaridad. Foto: Francisco Bruzco.

Luego de saludar la presencia de 13 representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país, que con su presencia brindaron su reconocimiento al Poder Legislativo, Omar Barboza hizo un sucinto análisis de la crisis nacional.

Lee también
Transportistas denunciaron en la AN la crisis del sector: solo están activas 10% de las unidades

Afirmó que el origen de la crisis venezolana y que ha convertido a Venezuela “en una fábrica de pobres”, tiene como matriz “la pretensión del grupo que gobierna de imponerle al pueblo un modelo populista totalitario” que ampara la corrupción y la ineficacia, mientras destruye la producción nacional y las empresas del Estado.

Admitió que los dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática, luego de la victoria de diciembre de 2015 cometieron errores que, sumados a las maniobras del oficialismo para sembrar intrigas “permitió al gobierno cumplir con su objetivo estratégico de crear desencuentros y desconfianza”. En tal sentido instó a la oposición a “rectificar y mirar hacia adelante” para reconstruir la unidad con sentido de urgencia, dejando de lado intereses personales y partidistas.

Justificó la instalación de la mesa de negociación en República Dominicana donde la oposición persigue un acuerdo con el gobierno para lograr una salida negociada a la crisis: “Ambas partes, gobierno y oposición, tenemos fortalezas y debilidades, y para tener éxito en estas conversaciones ninguna de las partes debe pretender la rendición de la otra. Lo importante es no perder de vista los objetivos de fondo: unas elecciones presidenciales con todas las garantías; el restablecimiento de la institucionalidad democrática, comenzando por dejar sin efecto el llamado desacato de esta Asamblea Nacional”.

Hizo un especial reconocimiento a la Conferencia Episcopal Venezolana en su esfuerzo por lograr la apertura de un canal humanitario; a los medios de comunicación que “aún sobreviven y siguen informando”; a la comunidad internacional que ha demostrado su convicción de que “en Venezuela lo que está en juego son los valores democráticos y el respeto a los derechos humanos”; a la junta directiva saliente; y rindió un “homenaje sincero y eterno a los que han caído en esta lucha”, así como a los presos y perseguidos políticos.

La oferta de gestión

Barboza adelantó que su gestión, en lo político, se centrará en la reconstrucción de la unidad democrática y la consecución de un acuerdo: “Siempre estaremos dispuestos al diálogo con todos los sectores del país, incluso con los del oficialismo que quieran dialogar sobre temas de interés nacional”.

En lo institucional, afirmó que la AN seguirá cumpliendo con su obligación de ejercer el control político de la Administración Pública: “Denunciaremos todos los actos del Gobierno Nacional que violen la Constitución y las Leyes, o afecten al Patrimonio Público”.

Lee también
Movimiento de Henri Falcón crea nueva fracción en la Asamblea Nacional

En cuanto al trabajo legislativo, Barboza dijo que su gestión impulsará la elaboración de leyes hasta la segunda discusión, que permita armar un banco de leyes “cuya aplicación, en su momento, le de viabilidad legal a los cambios que vienen”.

Finalmente, adelantó que en la próxima sesión de la Asamblea, prevista para el próximo martes 9 de enero, presentará una propuesta para “promover una Alianza Nacional para la Solidaridad Humanitaria”.

Respuesta a Haussman

Omar Barboza
Omar Barboza dijo que las puertas de la Asamblea Nacional están abiertas para los diputados electos por el PSUV y que abandonaron sus curules desde abril pasado. 

Al terminar el acto, Barboza ofreció declaraciones a la prensa. Allí fue consultado sobre la propuesta del economista Ricardo Haussman, quien planteó que la Asamblea Nacional debía disolver el gobierno, conformar uno nuevo y pedir el apoyo de una coalición militar internacional para implantarlo.

“Siempre he respetado la opinión del economista Ricardo Haussman en materia económica. Ahora, en política, habrá que revisar su propuesta. Nosotros planteamos salidas democráticas, no salidas violentas, porque las salidas democráticas son las únicas que pueden garantizar la reconciliación”.

El nuevo presidente de la AN se negó a dar un reconocimiento a la asamblea constituyente como ente del Estado: “Más de 6 acuerdos ha aprobado la Asamblea Nacional sobre ese tema. Ahora bien, la ANC es un hecho político. Están allí. Pero solo reconocemos a la Asamblea Nacional como depositaria de la voluntad del pueblo”.

Respecto a su participación en la mesa de negociación dijo que corresponderá a la Mesa de la Unidad definir su rol en esa instancia, pero que de su parte, se dedicaría al trabajo parlamentario. El presidente de la AN dijo que se mantendrá la línea emprendida por Henry Ramos y Julio Borges de la diplomacia parlamentaria.

Consultado sobre si daría prioridad a la escogencia de un nuevo CNE, dijo que por ser un tema que está bajo discusión en la mesa de negociación esperaría los resultados de esa instancia.

Con respecto a la ausencia de la bancada del PSUV en el acto de instalación del nuevo año legislativo, Barboza expresó: “Las puertas de la Asamblea Nacional siempre estarán abiertas. Ellos son diputados y fueron electos por el pueblo. Siempre estarán invitados a incorporarse”.

Fotos: Franscisco Bruzco



Participa en la conversación