Al final de la asamblea que agrupa al episcopado venezolano, y que este año llegó a su edición 150, la organización religiosa emitirá un exhorto sobre la situación en Venezuela y cómo solucionar los problemas.

Caracas. Este sábado la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) dio inicio a su CX Asamblea Plenaria Ordinaria, en la cual representantes de la iglesia católica de todo el país se reunirán para debatir los diversos problemas del país con la finalidad de emitir el próximo miércoles 11 de julio, fecha en la que concluye el evento, un exhorto a los distintos grupos dentro de la nación.

Con la presencia de miembros de la iglesia de diversos estados de Venezuela, arrancó en la Universidad Católica Andrés Bello un evento que tuvo la participación del monseñor José Luis Azuaje, presidente de la CEV, el cual en su discurso inaugural destacó el carácter protagónico que tendrá en el debate del grupo la actual crisis económica, social y política que atraviesa el país.

Comenzó lamentando los hechos de violencia que están ocurriendo en Nicaragua, país al que deseó pronta solución a su conflicto, y también señalando lo doloroso que resulta la salida de jóvenes venezolanos a otros países en busca de mejor calidad de vida, de ahí, el religioso emitió una reflexión sobre lo que fueron las protestas del 2017 y abordó el tema político venezolano, el cual señaló está exacerbado por “unas elecciones presidenciales que han generado más dudas que certezas y que tienen al pueblo preguntándose ¿Qué vamos a hacer?”.

Como ciudadano me pongo a pensar en las oportunidades perdidas. Tenemos un gobierno hegemónico que genera pobreza y que es defendido por una minoría. También tenemos un mal liderazgo opositor. Tenemos un pueblo que toma más conciencia y que protesta ante la situación. Personas que día a día trabajan por sus familias e ideales, quienes rezan en sus casas y quienes se sienten engañadas por un liderazgo que negocia cuotas de poder. Es momento de despertar, señaló en su discurso.

Lee también
El Papa tomó un atajo para nombrar al arzobispo de Caracas y saltarse al Gobierno

Con respecto a las llamadas “guarimbas” —término acuñado por el chavismo y sus seguidores para designar las protestas de la oposición— el monseñor criticó que se les llamara de esta forma y cargó contra los “cristianos” que han llevado al pueblo a sufrir en los últimos años.

Recordamos las muertes en el 2017, que no pueden ser recordadas solo como guarimbas para hacerle daño al Gobierno. Qué falta de humanidad, eran seres humanos, eran hijos de madres, no eran cosas que había que quitar, la vida de uno de ellos valía más que esta revolución, reflexionó.

Azuaje también aprovechó para señalar el rol que debe tener la iglesia de cara a la crisis social y enalteció la labor de Cáritas Venezuela y de Cáritas internacional en prestar apoyo a la población de pocos recursos, algo que para él es el camino correcto, el de “acompañar” a las personas.

El de este sábado fue el evento inaugural y la Asamblea Plenaria Ordinaria se extenderá hasta el próximo miércoles, cuando la CEV emita su exhorto final al país con todas las consideraciones producto de los debates y las reuniones.

Foto: @CEVMedios



Participa en la conversación