Con la reactivación del bombeo a Caracas solo entran 8000 litros de agua por segundo

agua

Las zonas medias y bajas están recibiendo el servicio. Hay dificultad para bombear a comunidades como El Junquito. Los vecinos de la parroquia Coche protestaron frente a Hidrocapital tras siete días sin agua.

Caracas. El agua está llegando pelo a pelo a las parroquias caraqueñas. No con la fuerza requerida ni con la calidad deseada, pero hay suministro en los sectores bajos y medios de la ciudad.

Y según el exconcejal Jesús Armas, quien está levantando un monitoreo de la restitución del servicio de agua potable —tras el apagón que afectó a toda Venezuela desde el pasado 7 de marzo— están entrando por los sistema del Tuy 8000 litros de agua de los 20.000 estimados para abastecer a la población de la Gran Caracas.

Este miércoles en horas de la mañana los vecinos de la parroquia Coche llegaron con sus potes vacíos a la sede de Hidrocapital, ubicada a una cuadra de la avenida intercomunal Valle-Coche, para exigir la restitución del servicio y para que, por lo menos, en los sectores altos los doten de camiones cisterna.

Las demandas de los residentes no fueron atendidas. Quienes estaban en la protesta se fueron con los ánimos caldeados, pues son casi siete días de sequía en los que no se activó un plan de contingencia.

Armas acompañó a los residentes de esta zona del suroeste caraqueño y ahí recogió denuncias como el hecho de que de ese llenadero sale cada media hora una cisterna custodiada por guardias nacionales pero ninguna va a las barriadas.

Pasadas las 9:00 a. m. comenzó a llegar el agua por las tuberías, pero, en efecto —tal como dijo el concejal—, solo a las partes bajas de la parroquia.

Lee también
Tributo a Bob Marley regresa a Caracas este 18 de mayo

De inmediato, de las comunidades altas y de los edificios la gente bajó a las avenidas para pedir auxilio a los vecinos que ya tenían el servicio. En las casas de la urbanización Carlos Delgado Chalbaud, que colindan con la avenida Guzmán Blanco, se hicieron largas colas.

Mujeres y niños encabezaban las filas con potes de refrescos vacíos, botellones, tobos y cuanto envase pudiesen llenar de las mangueras que salían de las rejas residenciales.

El chorro, aún debilitado y amarillento, sirvió para abastecer a decenas de familias que todavía a las 5:00 p. m. corrían desesperadas con los tobos sobre los hombros.

En bicicletas, en motos, con carretillas, así trasladaban los potes, pues no había, entre los vecinos, la certeza de que el agua llegó para quedarse.

Esos 8000 litros que, dijo Armas, están entrando alcanzan la cota que está por debajo de La Mariposa, es decir, tardará en llegar a los terrenos altos pues se requiere de mucha más energía para bombearla desde el Tuy.

De acuerdo con el exconcejal, ese sistema consume 5 % de la energía que abastece a Caracas y es por ello que zonas como El Junquito, Bella Vista, La Pastora y partes altas de Baruta siguen secas, además porque no está funcionando la subestación que se encuentra en Vista Alegre.


Participa en la conversación