Conductores de Caricuao trabajan bajo su propio riesgo

Transportistas de la UD4-UD5 de Caricuao denunciaron la falta de alumbrado público y el mal estado de las calles, deficiencias que a su juicio contribuyen con la delincuencia en el sector.

Caracas. Como una “película de terror”, así se expresaron los encargados del transporte en la urbanización Caricuao cuando se les preguntó sobre la inseguridad en la zona. Relataron las calamidades que día a día deben afrontar para poder prestar el necesario servicio a toda la comunidad.

“Me paro a las 5am, preparo mi café, ¡cuando hay! Me visto, beso a mis hijos, a mi esposa y salgo. Es una rutina que siempre realizo, estoy consciente de que puede ser la última vez que vea a mis hijos. Mi esposa me suplica que trabaje solo hasta las 6:00 pm, pero como están las cosas no puedo hacer eso, necesito llevar más dinero a la casa”, contó Juan Alarcón, chófer de una de las unidades de transporte.

Para los profesionales del volante no ha sido fácil brindar el servicio en una de las parroquias que cuenta con menor vigilancia en la capital. El equipo de Crónica.Uno constató que no había modulo policial, cuadrante, carpa o efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en las cercanías de la UD3-UD4 e inicios de la UD5.

Es importante resaltar que la GNB es la encargada de velar por la seguridad en la parroquia de Caricuao, ya que la Policía Nacional Bolivariana (PNB) no posee suficientes efectivos para atender la zona.

“Eso no se ve aquí, mi amigo, aquí estamos en el abandono, uno mismo debe tomar sus medidas. Prestar servicio es un suplicio, aquí no hay luz pública cuando cae la noche, las calles rotas y deterioradas, todo eso lo aprovechan los antisociales para hacer de las suyas”, dijo el transportista.

Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
Trabajar en la populosa parroquia caraqueña se ha convertido en una actividad de alto riesgo

Alarcón declaró que en reiteradas oportunidades ha visto cómo roban a personas en la parada, al montarse o descender de las unidades, así como al momento de dejarlas en su residencia.

“Cuando cae la noche es cuando se ven más delitos. Hace 2 semanas dejé a una joven en la entrada de su residencia a eso de las 7:00 pm, cuando iba bajando observé por el retrovisor que dos muchachitos estaban esperando en la oscuridad para robarla”.

El chófer —que prefirió no revelar el nombre de la línea a la cual pertenece— aseguró que realizan paros y trancas, pero igual las soluciones son momentáneas. Se reunieron con concejales, efectivos de la GNB y hasta con diputados y siempre obtuvieron la misma respuesta.

“Hemos hecho presión, pero ellos vienen al momento y luego no nos paran más, hasta que tranquemos la zona nuevamente o que asesinen a alguien, como el caso de señor de Macarao, José Camacaro”, comentó.

Lee también
Abuelitos de Caricuao claman por seguridad y transporte

Mientras almorzaba en su unidad, ubicada en una de las paradas del sector, Julio León informó que el hampa del sector está implementando un nuevo modus operandi, en el cual secuestran la camioneta, bajan a todos los pasajeros en un lugar aislado y posteriormente los desnudan para retirarse con los objetos de valor y el vehículo.

Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
Una de las unidades de transporte impactada por una bala

La inseguridad y el miedo en el sector es tan grande que mientras León declaraba, un grupo de seis conductores de la línea se acercó rápidamente a la unidad, sospechando una posible situación irregular.

“Así estamos aquí, tenemos que cuidar unos de otros. Muchas de las personas que nos roban son jóvenes, bien vestidos, que abordan las camionetas en la mañana y asaltan a medio mundo”, agregó.

Lee también
En un mes asesinaron a tres transportistas en el oeste de Caracas

Paños de agua tibia   

Yerima Jiménez, presidenta de la asociación de transportistas la Voluntad de Gandhi, en Caricuao; celebró el anuncio del pasado viernes cuando el director del Cuerpo de Investigaciones Cientificas Penales y Crimilastica (Cicpc), Douglas Rico, reportó la captura de los delincuentes que asesinaron a José Camacaro, perteneciente a la Línea Unión de Conductores de Antímano.

“Tengo que admitir que he visto más presencia policial en la zona, pero no es suficiente. ¿De qué sirve que estén allí de día y al caer la tarde desaparecen?, sin contar el tema de la iluminación que es un factor que incide en los robos a unidades de transporte”, aseveró.

La representante hace un llamado a la comunidad y transportistas para que se unan de manera que la GNB coloque más cuadrantes de seguridad en el sector UD3, UD4 de Caricuao.

Fotos: Mariana Mendoza


Participa en la conversación