“Confundieron el cadáver de mi hermano cuando ni siquiera lo habían reportado muerto”

Confundieron el cadáver de mi hermano cuando ni siquiera lo habían reportado muerto”

A Howard Rivas, de 39 años, lo localizaron sepultado en el sector Coco Frío del kilómetro 3 de El Junquito. Estuvo desaparecido por cinco días, la última vez que lo vieron haría una carrera cerca de su casa en Los Magallanes de Catia.

Caracas. Howard Manuel Rivas Martínez nunca llegaba tarde a casa, siempre avisaba donde estaba. Esta vez no sucedió. El jueves 6 de junio su esposa lo llamó a las 8:30 p. m. para pedirle que llevara café para tomar al día siguiente, pero no atendió más.

Preocupadas porque no solía “perderse”, su hermana, Yoleidys Rivas, y su pareja bajaron a la avenida principal de los Magallanes de Catia para saber si alguien lo había visto en la parada de mototaxis donde trabajaba. También fueron a verificar en el hospital si había ingresado herido por un accidente, pero no obtuvieron noticias.

Durante cinco días visitaron la medicatura de Bello Monte, hospitales y comisarías, pero no aparecía. Ya era más que raro. El lunes 11 de mayo a las 10:00 p. m. llegó la mala noticia: “Vayan a la morgue porque lo consiguieron muerto en el sector Coco Frío de El Junquito”.

El cadáver del mototaxista de 39 años fue sepultado en el kilómetro 3 la carretera, solo se veían los zapatos. Su moto marca Empire, modelo Horse, placa AE5R38M, no apareció, tampoco su cartera ni su reloj.

Sus familiares lo buscaron durante cinco días en hospitales, en la morgue y comisarías.

Nosotras llamábamos insistente a su celular y a la medianoche del jueves contestaron, era su voz, se escuchaba entrecortado y luego no atendió más, dijo su hermana.

Durante la búsqueda denunciaron ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) el sábado 8 de junio. Por no tener apoyo de los funcionarios, le pidieron ayuda a un amigo, quien les avisó que apareció muerto.

Lee también
Perros del coronel García Palomo se convirtieron en "presos" de la Dgcim

Nos parece muy raro que nos llamaron el domingo en la noche para que fuéramos a reconocer su cadáver en la morgue de Coche. Fuimos el lunes en la mañana y era el cuerpo de otro hombre que tenía el nombre y la cédula de mi hermano. Nos confirmaron que no era él cuando lo llevaron a la morgue de Bello Monte e hicieron la necrodáctila, es decir, confundieron el cadáver de mi hermano cuando ni siquiera lo habían reportado muerto, explicó.

La familia no se explica cómo este hombre fue ingresado sin signos vitales y con los datos de Howard, de quien todavía desconocían su paradero. Sin embargo, esa misma noche lo hallaron en El Junquito.

Falta de apoyo del Cicpc

Yoleidys también denunció que en el Cicpc no les prestaron apoyo para localizar a su hermano. Fuimos el sábado y nos dijeron que pasáramos el lunes o cualquier día de la semana a buscar la denuncia. Cuando la madre de la víctima acudió el lunes aún no la tenían.

Exigen al Cicpc que investiguen por qué otro hombre ingresó con su identificación, cuando se desconocía su paradero

Mi mamá se tuvo que molestar. Los funcionarios nos dijeron que igual fuésemos buscando nosotros. ¿Quién es el ente policial, el familiar o ellos? No se le puede decir a una madre desesperada que venga cualquier día de la semana cuando ella quiere la denuncia para buscar respuestas de su hijo.

Howard era padre de una niña de seis años. Trabajaba en la línea de mototaxis Los Reyes de Catia. Sus parientes exigen al Cicpc que se inicie una investigación para conocer bajo qué circunstancias lo asesinaron, pues consideran que hubo ensañamiento.

No es porque era mi hermano, pero era un chamo sano, tranquilo, dedicado a su hija y a su familia. Nunca se desparecía y por eso nos preocupamos. Si hubiese sido malandro uno dice que se buscó su muerte, pero no era malo, era trabajador.

Fotos: Yohana Marra


Participa en la conversación