José Ibarra nunca imaginó que publicar un tuit para manifestar su descontento por la crisis que atraviesan los profesores, a quienes no les alcanza el sueldo ni para reparar sus calzados rotos, se convertiría en tendencia en Twitter y generaría muestras de solidaridad dentro y fuera del país. Ahora se propone crear el movimiento Zapatos de la dignidad para apoyar a docentes universitarios.

Caracas. Frustrado, molesto, porque con los cuatro títulos que tiene percibe un sueldo que no le alcanza para comprar comida y artículos personales, el profesor de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Central de Venezuela (UCV), José Ibarra, publicó en su cuenta Twitter la fotos de los zapatos que él llama “de la dignidad” para mostrar la realidad de los profesores universitarios.

TSU en Trabajo Social del Colegio Universitario de Caracas, licenciado en Trabajo Social de la UCV, especialista en Gerencia de Proyectos de Investigación y Desarrollo, magíster en Gestión de Investigación y Desarrollo y cursante del doctorado en Salud Pública en la Facultad de Medicina de la UCV son los logros académicos que el profesor Ibarra tiene en su haber. Su remuneración, sin embargo, no es cónsona con ninguno de estos méritos: dos millones de bolívares que no cubren sus necesidades básicas.

No lo puse para pedir un par de zapatos, estaba mostrando una realidad que representa al profesor universitario. El proceso que tenemos los docentes, preparar clases, vamos a concurso para ascender, estar en constante investigación para que sus estudiantes salgan lo mejor preparados… El tuit generó muchas muestras de solidaridad.

Hace dos años, Ibarra compró sus zapatos para llevarlos a los actos de graduación de sus alumnos. Sin embargo, debido al colapso del transporte público, ha tenido que usarlos, por ser los más cómodos, para caminar largos trechos. Los zapatos tienen la suela rota, pero él no tiene 20 millones de bolívares para pagar la reparación en una tienda en Catia, por lo que debe dar clases con sus zapatos rotos. Y el 29 de junio tomó la foto y escribió el tuit para sus 100 seguidores.

No sabía que se iba a hacer viral, no tenía idea. Me sorprendió cuando empecé a recibir llamadas de España, Colombia, Estados Unidos, gente que está ayudando. He recibido donaciones, he realizado 7 donaciones de zapatos de la dignidad. Seguiré ayudando, articulando con colaboradores solidarios, instituciones nacionales e internacionales para ayudar a los docentes universitarios y a todo aquel que necesite una mano amiga.

Estos zapatos son muestra de la solidaridad recibida a partir del tuit del profesor Ibarra

Todavía le sorprende lo que generó su tuit. Nunca se imaginó que iba a inspirar al caricaturista Eduardo Sanabria (Edo) para reflejar la crisis del profesorado universitario, ni que la foto de sus calzados se utilizaría el 5 de julio en una imagen el Día de la Independencia. Se siente bien porque visibilizó el conflicto universitario, los profesores necesitan mejores sueldos y condiciones laborales.

Este docente universitario ya cuenta con 3000 seguidores en Twitter y asegura que a pesar de la crisis que se vive en el país no se ha planteado ser una estadística de la diáspora profesional. Como trabajador social sigue su labor de apoyar a sus colegas, a sus estudiantes, a la gente del barrio, a las familias y comunidades, dar contención psicosocial para que sigan adelante.

Aprovechará, en el buen sentido del término, la coyuntura para ayudar al necesitado. Se propone crear el movimiento Zapatos de la dignidad y tratará de conseguir útiles escolares para los hijos de los docentes. Ya tiene como experiencia previa de ayuda a necesitados, cada cierto tiempo consigue donaciones de ropa y zapatos para familias que viven en los páramos en Mérida.

Fotos: Captura de pantalla | Cortesía RRSS.



Participa en la conversación