El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, en medio de una inspección al muro de contención ubicado en La Punta, anunció el desalojo de un número de familias aún sin determinar y su reubicación en, al menos, ocho refugios que deberán disponer las alcaldías de Girardot y Linares Alcántara.

Maracay. El Gobierno, a través de un comando unificado, realizará el diagnóstico para llevar a cabo la evacuación de al menos 250 familias ubicadas en los municipios Girardot y Linares Alcántara del estado Aragua, en riesgo inminente por el acelerado crecimiento de las aguas del Lago de Valencia.

El anuncio lo hizo Néstor Reverol, ministro de Interior y Justicia, junto con el titular de Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez, luego de realizar una inspección a las obras de levantamiento del muro de contención ubicado en La Punta y Mata redonda, al sur de Maracay, en compañía de la gobernadora designada, Caryl Berto, los alcaldes de Girardot y Linares Alcántara, Pedro Bastidas y Alexis Zamora, respectivamente, así como de funcionarios de la Zodi Aragua, Protección Civil, Cuerpo de Bomberos, el Servicio de Emergencias 911, el Cicpc Aragua, la Redip Central, la Policía de Aragua y de la  Policía Nacional Bolivariana.

Desde hace semanas, cientos de familias aragüeñas afectadas por el desbordamiento del Lago de Valencia vienen reclamando atención oficial para la grave emergencia que padecen. Pero no fue sino hasta este domingo 10 de septiembre cuando las autoridades civiles y militares admitieron una emergencia y, en consecuencia, declararon un plan de contigencia que incluirá a las comunidades de Mata Redonda, La Punta, Aguacatal —refugio a cielo abierto decretado por el entonces gobernador Tareck El Aissami—, Brisas del Lago, Rómulo Gallegos, José Casanova Godoy, Las Vegas y Cogollal, en el municipio Girardot y la comunidad de Paraparal en el municipio Linares Alcántara.

Para ello, los alcaldes de ambos municipios, Pedro Bastidas y Alexis Zamora, deberán ubicar 6 y 2 refugios respectivamente y habilitarlos para las familias que deberán ser evacuadas. Paralelamente, Reverol garantizó espacios habilitados en instituciones militares, mientras de igual forma se buscan alternativas habitacionales en el interior del país, bien sea dentro de la Gran Misión Vivienda Venezuela o en el mercado secundario.

Lee también
Ni viviendas ni refugios para los afectados por la crecida del Lago de Valencia

Sin embargo, desde que comenzaron las inundaciones, muchas familias afectadas han abandonado dolorosamente sus casas de manera espontánea, ante lo que consideran un absoluto abandono y silencio por parte de las autoridades. Yamilet Godoy es una de ellas. Vive desde hace 27 años con su madre en Paraparal. Como ella, familias enteras están desde hace semanas sacando los pocos enseres que han podido salvar, para mudarse a casas de amigos o familiares o buscando viviendas en alquiler.

Anoche [domingo 10 de septiembre] mucha gente seguía sacando sus cosas de las casas porque el agua superó el metro de altura. Muchos han tenido que contratar camiones de mudanza y en medio de las aguas del lago mezcladas con cloacas y bora, salir de sus viviendas. Ninguna autoridad ha prestado apoyo y colaboración, ni se nos ha informado de esa supuesta evacuación, dice Godoy.

De hecho, antes del anuncio gubernamental, unas 200 familias han ido ocupando salones de clases de las escuelas Reyna de Vásquez y Creación de la comunidad de Paraparal, mientras otras 300 intentaron invadir un edificio sin terminar en el urbanismo Montaña Fresca de Maracay, y que hoy día se encuentra resguardado permanentemente por funcionarios de Poliaragua.

Desde hace meses —comentó otra de las afectadas, quien prefirió no decir su nombre— los autobuses no entran a Paraparal. Tenemos que movernos en canoas o caminar en medio de las aguas. Ya ni los camiones de mudanza quieren entrar para ayudarnos a sacar nuestras cositas. Algunos funcionarios de Protección Civil que también andan en lanchas nos ayudan con lo que pueden en la mudanza.

Hasta ahora, los habitantes de esa comunidad niegan alguna ayuda oficial. Solo admiten que les han enviado unos camiones cisternas para surtirlos de agua potable, mientras prefieren guardar silencio en sus reclamos, por la amenaza de no recibir la bolsa de comida de los Clap, que por cierto, aún no les han suministrado.

Aquí nos enteramos por la prensa que supuestamente nos van a desalojar y a enviar a unos refugios. Yo prefiero irme a casa de unos familiares antes de irme para un cuartel en donde todavía hay refugiados del año 2012, sostuvo llorosa otra afectada de 65 años de edad.

Aseguró que tiene familiares que aún viven refugiados en moteles y galpones desde que se presentó una emergencia similar cuando el gobernador era el hoy prófugo Rafael Isea.

Lee también
La Punta y Mata Redonda le temen al Lago de Valencia (II)

Un poco de tranquilidad

Hemos iniciado las obras para subir el terraplén, para darle un poco de tranquilidad al pueblo”, dijo Ramón Velasquez, ministro de Ecosocialismo y Aguas durante la inspección a los trabajos del muro de contención que realiza la empresa ENSA, los cuales incluyen subir nuevamente el muro, esta vez un metro más y elevarlo a la cota 415, además de activar los sistemas de rebombeo de las aguas del lago de Valencia para evitar que se sigan desbordando.

El titular admitió que debido a los fuertes vientos que se están originando en la zona, producto de la temporada de lluvias que se estima continue hasta el mes de octubre, el oleaje del lago ha superado el muro y ha impactado el terraplén.

Por ello anunció que esta obra será extendida a las comunidades de Aguacatal, Brisas del Lago y Paraparal.

Pedimos conciencia y claridad del pueblo —dijo Velásquez— porque estamos en una situación de emergencia y contingencia. La resistencia de algunos poblados tiene que subordinarse para evitar daños peores y no haya que lamentarse en el caso de que los fenómenos meterológicos sigan afectando.

Siguen las protestas

Pese a los anuncios hechos por Reverol y Velásquez, afectados de Aguacatal I y II, y Las Vegas, continuan con las protestas exigiendo soluciones inmediatas. De hecho, la mañana de este lunes unas 400 familias se apostaron frente a la Gobernación de Aragua y realizaron una toma simbólica.

Unas 400 familias se apostaron frente a la Gobernación de Aragua y realizaron una toma simbólica exigiendo soluciones

Aura Guevara, vocera de los afectados, dijo que la protesta es para hacer un llamado de atención a la gobernadora para que les dé una respuesta concreta.

Venimos del Conscripto militar en donde todavía hay 23 familias refugiadas desde hace 5 años y que aún no tienen viviendas. Allí nos dijeron que no tienen capacidad para atendernos, por lo que pedimos indemnización para comprar nuestras casas o que el Gobierno las compre y las entregue inmediatamente, dijo Guevara

Fotos: Cortesía



Participa en la conversación