Crisis financiera sienta en la misma mesa a colegios privados y Ministerio de Educación

La continuidad de la educación privada es incierta. Desde enero, según la Cavep, han cerrado sus puertas 20 instituciones por razones financieras. En los encuentros con el Ministerio de Educación, Andiep espera lograr acuerdos que les permita la operatividad.

Caracas. Tratar de mantener el colegio y no cerrar es la preocupación de los directores y dueños de las instituciones privadas. La incertidumbre económica en el país no les permite planificar para el próximo período escolar, se encuentran arropados por una inflación que desde diciembre —según estimaciones de la Asamblea Nacional— acumula 897,2 %. Alejandro Conejero, presidente de la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados (Andiep), informó que desde hace un mes —después de enviar una serie de cartas— iniciaron contactos con el Ministerio de Educación para buscar alternativas que le permitan a los planteles continuar operando.

A escasos meses de culminar este período escolar y de cara al próximo, Conejero señala que el punto más álgido es buscar una solución al cobro de la matrícula, que sea factible para los padres y representantes, e intentar paralizar el éxodo docente. Actualmente, todos los colegios privados estamos en riesgo. Puedo asegurar que las escuelas de Andiep se han ido deteriorando, no creo que ningún colegio pueda mantenerse como antes, afirmó.

Entre las alternativas que Andiep discute con el Ministerio de Educación está la solicitud de un financiamiento para la operatividad y la renovación de equipos, acceso a créditos para la compra de unidades de transporte, buscar un método equilibrado entre el cobro de mensualidades a los representantes y el pago al docente.

Existe una preocupación por parte del Ministerio de Educación. Las reuniones han sido receptivas y hay disposición de ayudar. Todavía no se ha llegado a un acuerdo. Hoy sostendríamos un encuentro en que participaría la Sundde, pero fue suspendida por motivos ajenos. Aspiro que esta semana o la otra se logre. Van a venir una serie de reuniones más para tratar de que sea viable la operatividad de los colegios. La intención es que las instituciones privadas no cierren, dijo Conejero.

Pese a que no dieron cifras, Conejero expresó que los más afectados han sido los preescolares e institutos pequeños. Los dueños de colegios trabajamos con sueldos bajos, de subsistencia. Muchos se han ido del país y han dejado la institución en manos de los directores.

El presidente de la Cámara Venezolana de Educación Privada (Cavep), Pedro Castro, coincide con Conejero y señala: Se han cerrado 20 colegios privados desde enero para acá por razones de que no pueden pagar el alquiler, cubrir la operatividad y porque no tienen personal. Estamos tratando de ver cómo vamos a operar el próximo año ante la amenaza de un nuevo incremento de salario.

Algunas de las escuelas cerradas pertenecen a la Cavep, Castro señaló que desde la directiva están por realizar un informe para ofrecer detalles de estos cierres.

Lee también
Colegios privados pierden la partida (I)

Colegios en emergencia

Castro enfatiza que el monto de la matrícula no cubre los gastos operativos: Estamos en una situación de emergencia. La comunidad educativa, padres y representantes, por iniciativa propia está dándole bonos adicionales al salario a los maestros para ayudar a que se queden.

Ante el contexto de hiperinflación, los directivos revisan mes a mes a la mensualidad para poder subsistir, dijo Conejero. Y agregó: No podemos hacer una proyección financiera para el próximo año escolar. No tenemos idea de cuánto va a costar nada.

En relación con otros países en que la mensualidad más económica son 200 dólares, según Conejero, la matrícula mínima en Venezuela deberían ser 70 dólares, mientras que el salario docente debería ubicarse entre 120 dólares y 150 dólares.

La lucha es por el pago de sueldos y salarios, el mantenimiento de instalaciones, el éxodo de docentes y el cobro de la matrícula. Los colegios estamos cobrando para pagarle a los maestros y que tenga un sentido el venir a trabajar. Estamos sufriendo ante la falta de transporte, cada día se hace más difícil, tenemos ausentismo laboral por transporte, eso empuja a migrar, destacó Conejero.

Explica que lo que cobran por alumno se destina al pago de sueldos y salarios, lo que no permite atender el deterioro de las instalaciones educativas.

Foto: Francisco Bruzco


Participa en la conversación