El reportero gráfico Wilmer González, con diez años de trabajo en el diario regional, fue visto por última vez en marzo. Desde entonces, nada se sabe de él.

Ciudad GuayanaLa última vez que Wilmer González, reportero gráfico del diario regional Correo del Caroní, se comunicó con su familia fue en la primera semana de marzo. Le dijo que iba a una mina. Y en efecto, fue: estuvo en una de Piacoa, estado Delta Amacuro.

Desde entonces no se sabe nada de él. Los primeros días, la familia estuvo extrañada. Wilmer González no suele ser de los que se ausentan sin avisar. De hecho, antes de salir de su casa (en San Félix, estado Bolívar), les dejó dinero y algunas indicaciones (como, por ejemplo, que parte de él era para pagar la reparación del carro).

No era la primera vez que iba a una mina. González había trabajado en algunas de ellas para “rebuscarse”, como hacen muchos guayaneses ante la crisis económica.

Como conocedor del sur de Bolívar, no solo fue contratado por Correo del Caroní. También prestó sus servicios para The New York Times, Associated Press (AP) y El Confidencial.

González, además, fue una de las piezas clave para el trabajo Explorando el Arco Minero del Orinoco, que desarrolló junto con el investigador Bram Ebus para Info Amazonía, y que el 15 de septiembre fue anunciado como ganador del premio Al Neuharth de Innovación en Periodismo de Investigación de Online News Association.

Las razones del silencio

Wilmer González ingresó a Correo del Caroní como chofer. Cuando se relacionó con el mundo periodístico se formó en la fotografía y a eso se dedicó a partir de 2010.

Lee también
Pemones cierran vía hacia Brasil para exigir salida de militares de Canaima

Hasta ahora, su familia no se había atrevido a denunciar públicamente lo ocurrido. No lo había hecho por dos razones. La primera, el miedo a alguna retaliación por parte de jefes de las pandillas mineras, o, en palabras simples, de los pranes.

La segunda, el temor a que el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) detuviera las investigaciones.

En vista de que seis meses después no ha habido respuesta, su esposa dio el paso de hacer pública la situación. Hasta ahora, nadie les ha dado noticias sobre Wilmer. La familia y el periódico agradecen cualquier información acerca de su paradero.


Participa en la conversación