Luis Pestana, de 18 años, recibió dos tiros en el pecho y su cuerpo fue hallado en el bloque 47 de la zona F, el pasado sábado. Su papá, César Pestana, presume que le disparó un funcionario porque no quiso entregarse.

Cuatro detenidos permanecen evadidos del comando, ubicado en la parroquia.

Caracas. A las 7:00 a. m. del pasado sábado 16 de diciembre localizaron el cuerpo de Luis José Pestana Rangel, de 18 años, cerca del bloque 46 en la zona F del 23 de Enero. Tenía dos tiros en el pecho.

El joven se había evadido del comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) ubicado en la plaza Cristo Rey del sector La Sierra, la madrugada del sábado, junto con cinco detenidos más. Su papá, César Pestana, contó que él se encontraba con otro compañero de prisión cuando los abordaron los funcionarios, pero presume que no quiso entregarse y le dispararon.

A mi hijo lo mató la Guardia, soltó. Piensa que los uniformados le dispararon y dejaron su cadáver en la zona para que se creyera que el móvil de muerte era otro.

El compañero de la víctima, de 17 años, fue el único recapturado y denunció que se encuentra golpeado, además no le permiten visita de sus familiares.

La madrugada del pasado sábado, seis detenidos se evadieron por una rejilla del comando que da hacia la calle. Cuatro permanecen prófugos de la justicia.

El padre de la víctima sostuvo que se encontraba detenido por presunto robo, aunque aclaró que él quedó como cómplice pues otro hombre fue quien cometió el delito. El hecho estaba bajo investigación.

Lee también
Asesinaron a adolescente para robarle el celular en Antímano

Durante los 10 meses que estuvo en prisión no le permitían el ingreso de la comida y fue golpeado, de acuerdo con la denuncia de sus parientes.

Mataron a joven para robarlo

La mañana del sábado 16 de diciembre fue hallado el cadáver de Carlos Daniel Velásquez Méndez, de 18 años, en el bloque 6 del barrio Kennedy, en Las Adjuntas.

Su familia se enteró a las 9:00 a. m. porque una vecina vio el cuerpo y avisó. El joven había salido la noche del viernes a comprar comida y no volvió a casa. Pero no se preocuparon porque solía quedarse a dormir en casa de su novia y creyeron que se encontraba allá.

A Carlos le dieron múltiples impactos de bala y robaron su motocicleta marca Empire, modelo Horse negra, sus zapatos deportivos marca Nike, además de dinero y sus pertenencias.

Sus parientes, quienes por miedo no quisieron revelar su identidad, contaron que dejó los estudios en tercer año y trabajaba como mesonero en la viñatería Palas, en la esquina de Glorieta.

El próximo 24 de diciembre se cumplirá un año del homicidio de su hermano, un adolescente de 15 años, frente a una bodega de la zona.

Foto: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación