Familiares de Yeison Arguinzones, de 17 años, contaron que se encontraba con tres sobrinas, menores de edad, cuando los funcionarios ingresaron a la vivienda en Los Alpes de El Cementerio. Desmintieron la versión de que se enfrentó a la policía en la Cota 905.

Caracas. A las 9:00 a. m. del pasado miércoles 4 de octubre funcionarios de la Fuerza de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) sorprendieron en el barrio Los Alpes de El Cementerio. Entraron a la casa de Yeison Javier Arnguinzones Giménez, quien estaba con sus tres sobrinas de 9, 7 y 1 año.

Los uniformados tocaron la puerta, abrió la mayor de las pequeñas y tomaron al muchacho de 17 años. La niña trató de defenderlo, pero la empujaron. La menor, de 7 años, tiene parálisis cerebral y no camina.

El adolescente recibió tres disparos, dos en el abdomen y uno en el pecho. Vecinos vieron cuando lo sacaron de la casa sin signos vitales, envuelto en una sábana. Lo llevaron hasta el hospital Pérez Carreño, donde dejaron su cadáver.

Sus familiares, quienes por motivos de seguridad pidieron no revelar sus nombres, denunciaron que los policías lo ajusticiaron dentro de la casa y luego dispararon varias veces para simular un enfrentamiento.

Además causaron destrozos en la vivienda, incluso rompieron exámenes médicos de la pequeña con discapacidad, y robaron un televisor, un teléfono, comida, pañales y otras pertenencias, entre las que estaban las botas especiales de la pequeña con parálisis.

A nosotros nos dejaron entrar a la casa a las 6:30 p. m., desde la mañana que ellos estuvieron ahí. Se llevaron sus papeles y dejaron todo revuelto. Los vecinos de la segunda planta nos avisaron y nosotros enseguida nos fuimos para allá, relató un doliente.

Lee también
El Aissami anunció que desmontaron otro “plan desestabilizador” de la oposición

Aclararon que fue asesinado en El Cementerio, dentro de su casa, y no en la Cota 905 junto con tres hombres más, como se informó en principio. La información recibida por fuentes policiales apuntaba que los cuatro sujetos se habían enfrentado al FAES, quienes los rastreaban luego de un secuestro que terminó en asesinato en Las Mercedes.

Normalmente matan a un malandro y a un inocente. Él no estaba armado, no se enfrentó a los policías. Lo llevaron muerto al hospital y en el hospital pusieron que murió ahí, también se prestan para esas cochinadas, dijeron.

El adolescente estuvo detenido por un mes, hace un año, por presunto robo de vehículos. Estuvo bajo régimen de presentación, el cual había terminado. Estudió hasta tercer año y dejó los estudios en el mes de enero. Estaba desempleado y vivía con sus tíos, quienes lo criaron desde los seis meses de nacido.

Ajusticiamiento en Antímano

Leonis José Hernández, de 20 años, fue asesinado al mediodía de este jueves 5 de octubre en Antímano, por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Su papá, Evencio Fernández, contó que el joven estaba trabajando un terreno donde construiría una vivienda cuando los uniformados le pidieron que lo acompañara.

Él no se resistió. Lo llevaron a un rancho que estaba más arriba y lo mataron adentro, en la casa de otro muchacho que también murió, dijo.

El muchacho vivía con su mamá en unos edificios de la Misión Vivienda ubicados en Macarao, pero su papá lo ayudó a comprar un terreno en Antímano, porque él se quería independizar.

Lee también
Policía demoró 3 días en levantar cuerpo de mujer asesinada

Estudiaba bachillerato por parasistemas y era hijo único. Él no estaba armado, nunca estuvo solicitado ni nada con delitos. No tenemos que temer, a mi hijo lo tuvieron que radiar antes de matarlo y no fue así. Así tenga que mover cielo y tierra haré justicia.

Foto referencial: Cheché Díaz



Participa en la conversación