Dependencias de la Secretaría de Educación del GDC funcionan en «un cuchitril»

Foto: Carmen Victoria Inojosa

Los trabajadores desde que fueron mudados al piso 16 de Parque Central no tienen teléfonos, ni Internet. Dicen que una simple gripe puede contaminar a todo el personal debido al hacinamiento de los cubículos.

Caracas. Los trabajadores de la Secretaría de Educación del Gobierno del Distrito Capital (GDC) no pegan una. Cuando no están reclamando mejoras salariales, sus quejas van enfocadas al mal estado de las instalaciones y oficinas.

Este es el segundo año escolar que la secretaría funciona en el piso 16 de la torre oeste de Parque Central, desde donde tiene una panorámica preferencial de Caracas. Sin embargo, eso no es todo para quienes a diario deben monitorear las escuelas distritales, trabajar con la nómina, revisar los proyectos y el rendimiento educativo, pues las condiciones laborales son pésimas.

El profesor y supervisor distrital, Emilio Palavicini, alertó que hasta una simple gripe es una amenaza general en el piso 16: no hay ventilación natural y no funcionan los aires acondicionados.

Y no solo eso, actualmente no tienen red de Internet y no cuentan con teléfonos, por tanto, no tienen comunicación directa con los directores de las escuelas.

En sus inicios esta dependencia funcionó en tres pisos que estaban alquilados en el Centro de Valores, detrás del Ministerio de Educación. Ahí tenían todas las condiciones para el desempeño laboral. Con la creación del GDC, en 2019, fueron trasladando el departamento a Parque Central que –de nuevo– regresaron al centro de la capital, específicamente al Palacio de Gobierno.

Además, contó el profesor, ya la GDC no tiene los hospitales ni la policía a su cargo, así que son menos las dependencias y los empleados. “Sucede también que los trabajadores, viendo que no mejoran las condiciones, han pedido cambio y otros se han ido. Quedan muy pocos por eso, pero igual preocupan las condiciones en las que estamos”.

Ya fueron a las oficinas de la Lopcymat y solicitaron que envíen una comisión. Les ofrecieron instalar unos ventiladores, promesa que no se ha materializado.

Los empleados ven con preocupación los próximos meses cuando llegue la temporada de calor: hay hipertensos y diabéticos en la secretaría y un ambiente cerrado como el del piso 16 no les es favorable. Las fallas de luz y de los ascensores también afectan a quienes trabajan en la secretaría.

Foto referencial


Participa en la conversación