Básquet, caballos y fútbol no movieron sus calendarios pese a las movilizaciones en todo el país que dejaron saldo de tres fallecidos.

Caracas. La urbanización El Paraíso en Caracas fue foco de protestas el 19 y 20 de abril, pero el choque entre Cocodrilos y Panteras en el Parque Naciones Unidas —a pocas cuadras de las calles donde simpatizantes de la oposición y agentes del orden público se enfrentaron— mantuvo, al menos en el calendario, su fecha de realización.

La jornada del miércoles en la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) disputó tres partidos y obvió los fallecimientos de tres personas tras las grandes movilizaciones que se realizaron en todo el país. Solo el encuentro entre Toros de Aragua y Bucaneros de La Guaira fue suspendido “por las dificultades del conjunto astado de ingresar a la ciudad de Caracas”, en palabras del escueto comunicado de la Comisión Técnica de la LPB.

El mismo 19 de abril, el hipódromo La Rinconada mantuvo la habitual reunión que tiene como prueba central el Clásico Presidente de la República, que como es costumbre desde hace más de 20 años no contó con la presencia del primer mandatario nacional para entregar el trofeo al caballo ganador. Y el Zamora FC disputó la Copa Libertadores en suelo barinés.

Si bien no es nada nuevo, las actividades deportivas se mantienen inalterables y no posponen sus eventos pese a las turbulencias propias de manifestaciones y concentraciones que por estos días se han hecho cotidianas en Venezuela. Únicamente las dificultades de traslado —como pasó con Toros— derivan en reprogramaciones.

Lee también
Aumentó a 7 la cifra de muertos por protestas en el país

La decisión de hacer el salto entre dos o de sonar el clarín aun cuando se registren hechos de violencia o se contabilicen fallecidos en las calles pasa por la adscripción de las ligas al Ministerio del Deporte, ente gubernamental que además administra la mayoría de gimnasios y estadios de toda la geografía nacional.

¿Los atletas? Cumplen con sus compromisos aunque muchos admiten que el enfoque bajo esas condiciones no es el mismo. El ala-pivot de Guaros de Lara, Néstor Colmenares, reconoció que el miércoles tuvo dificultades para meterse en el partido ante Guaiqueríes, debido a las barricadas y enfrentamientos en la avenida Libertador de Barquisimeto, muy cerca de la casa del conjunto crepuscular, el Domo Bolivariano. Los que militan en equipos del exterior suelen ser más críticos en sus posiciones, como el futbolista Roberto Rosales.

“Venezuela pide cambio. No somos pocos y esta imagen lo demuestra. No más violencia, no más represión, no más hambre”, escribió el lateral del Málaga español en su cuenta Instagram y lo acompañó con una foto de la multitudinaria concentración opositora.

Más allá de posturas políticas, temas de calendario o de simple institucionalidad, el punto a evaluar en jornadas como la del miércoles y jueves es el de la seguridad para deportistas y aficionados. Y en calles incendiadas, llenas de manifestantes y agentes policiales ni el más cuidado de los operativos parece ser capaz de garantizarla por completo.

Foto: Prensa LBP



Participa en la conversación