El director de Polimiranda sostuvo que por cada 100 mil habitantes debe haber cuatro uniformados, según estándares internacionales y entre 2014 y lo que va de año han matado a 245 efectivos en la Gran Caracas

Redacción Crónica.Uno

Los Teques. Con los asesinatos de 245 efectivos policiales, entre 2014 y lo que transcurre de 2015 en la Gran Caracas, 61 mil 250 habitantes han quedado desprotegidos. La cifra corresponde a estándares internacionales que indican que por cada 100 mil habitantes debe haber cuatro uniformados.

El director de la Policía del Estado Miranda, comisario Elisio Guzmán, manifestó que durante el año han asesinado a 113 funcionarios en la Gran Caracas, lo cual tiene un gran impacto para la sociedad porque los efectivos son los que están a diario en las calles coartando las acciones delictivas y protegiendo a la ciudadanía, pese a que se han vuelto un blanco de las bandas, que los asesinan para robarles su armamento y ganar prestigio criminal.

“Cada funcionario que muere deja un inmenso vacío en su hogar, en las instituciones y en especial en la sociedad, que desde el momento de su partida comienza a extrañarlos, porque son ellos quienes sin super poderes se arman de coraje, de espíritu de justicia y de pasión por el bien común para salir a diario a la dura batalla que se libra contra la delincuencia. Cada vez es más heroico el rol de los policías”, dijo.

Hasta la fecha han matado a cinco policías más en comparación con el año 2014, que cerró con la pérdida de 132 efectivos. Resaltó que el mes en el cual hubo más ensañamiento contra los diferentes cuerpos de seguridad fue en abril de 2015, con un total de 17 muertes.

Lee también
FAES asesinó en Aragua a uno de los implicados en el crimen de un matrimonio en Perú

El comisario aclaró que es alarmante que ante la alta mortalidad de uniformados y de ciudadanos a manos de la delincuencia pase desapercibido el luto que debería existir  y consideró que el Gobierno debería condolerse con mayor auge ante estos crímenes, pero en contraste a ello no ejecuta planes de seguridad eficientes ni cuenta con un sistema de justicia que dé sanciones y correctivos adecuados para quienes violan la ley.

“La impunidad termina siendo la gestora de todos los asesinatos y actúa acechada por la ineficiencia del Gobierno en la dotación de suficientes patrullas, armas orgánicas, incentivos económicos. A la par de esa cruda realidad, detrás del uniforme, los funcionarios siguen haciendo y siendo la diferencia para impedir que la delincuencia se lleve la victoria”.

Foto: cortesía Polimiranda


Participa en la conversación