En el hospital están alimentando a los bebés con donativos, pero son intermitentes. En estos momentos no hay ningún tipo de fórmulas especiales. Los más afectados son los pequeños de madres VIH que no pueden ser amamantados.

Caracas. Al hospital infantil J.M. de Los Ríos cada día se le suma una carencia más. En este puesto asistencial de referencia nacional no hay fórmulas lácteas para alimentar a pacientes especiales, como los niños de las madres con VIH que no pueden ser amamantados.

El pasado 15 de mayo, Víctor Siegert, director de este centro de salud; Maggy Luncey, coordinadora del Servicio de Fórmulas Lácteas, y Silmar Villarroel, jefa del servicio de Nutrición y Dietética, informaron que hasta ese día contaban con fórmulas de inicio para cubrir la alimentación de los pacientes de 0 a 6 años que tienen ese régimen exclusivo.

Lee también
En el J. M. de los Ríos tres sillas estarán vacías este viernes cuando canten cumpleaños a los pacientes

Tampoco en los almacenes hay fórmulas especiales —de soya, hipoalergénicas, sin lactosa y para bebés prematuros—, por lo que hacían un llamado urgente a la dirección, a fin de garantizar los parámetros adecuados de nutrición a los pacientes.

Según Villarroel, para la fecha no han recibido respuesta. Lo que llegó al servicio fue producto de donaciones de particulares.  Aproximadamente, hay 20 infantes —cuatro de Neonatal— que necesitan las fórmulas.

Otra más pa’lmingo

Este martes, las mamás de los pacientes del servicio de Nefrología recibieron la mala noticia de que están suspendidas las diálisis peritoneales, cosa que las dejó sembradas en el sitio, pues son de escasos recursos económicos y las vidas de sus niños dependen de las máquinas mientras llega el trasplante.

En el servicio hay cerca de 18 menores que requieren el tratamiento. Ya la Unidad de Diálisis pasa por una crisis debido a la contaminación del agua que se usa para las máquinas. De hecho, hay 13 pacientes infectados con bacterias.

En un mes en Nefrología murieron tres pacientes como consecuencia de la contaminación.

Foto referencial: Angeliana Escalona



Participa en la conversación