Es la tercera vez en cuatro meses que se vive el malestar por falta de agua. Hidrocentro asegura que están resolviendo la situación, sin embargo, alertan que en las zonas altas el suministro será con poca presión y caudal. Gobierno regional asegura que no puede atender a toda la población con camiones cisterna.

Valencia. Desde hace más de 15 días el suministro del agua en la Gran Valencia ha sido intermitente y con poca fuerza. La situación se presentó debido a una falla en la Línea 1 del Sistema Hidrológico del Centro, como consecuencia de constantes apagones.

Más de dos millones de personas padecen la falta de agua potable. Entre las zonas afectadas se contabilizan, al sur de Valencia: Ruiz Pineda, Ricardo Urriera, Flor Amarillo, La Isabelica, Parque Valencia, Barrio Bicentenario. En el norte de la capital Carabobeña: Prebo, Las Acacias, Trigal Norte, Sur y Centro; Trigaleña, Parral, Guataparo, Guaparo, La Viña. Municipios: Naguanagua, Libertador y San Diego.

Este miércoles, los vecinos del sector El Trigal ejercieron una acción de protesta en la oficina de Hidrocentro ubicada en el lugar, para exigir respuesta y conocer la causa real de la falta de suministro.

Gloria Márquez denunció que desde hace un mes no cuentan con el servicio de agua, queremos saber si es que el problema es por falta de mantenimiento en las redes. Asimismo, dijo que cuando por fin llega el agua a sus grifos sale sin fuerza.

En cuanto a la calidad del agua, Carmen Elena Peña, vecina del sector Mañongo —Naguanagua— dijo que al llegar es turbia, con olor fétido, además llega con poca presión y no se pueden llenar los tanques.

Golpe al bolsillo

Néstor Guerrero, que habita en Las Quintas de Naguanagua, dijo con severo malestar e incomodidad que ha tenido que cargar agua en los centros de llenado rápido donde debe cancelar 9000 bolívares por cada botellón de agua. A su vez, manifestó que no está enviando a sus hijos al colegio porque no han podido lavar los uniformes ni realizarse el aseo personal. Esto es lo último, tenemos que bañarnos con dos perolas de agua, ¿cómo podemos quedar?, lo poco de agua que puedo comprar se utiliza para cocinar, lavar los platos y asear los baños.

Lee también
Apagones acaban con los electrodomésticos de los marabinos

Para Luis Abrocha, coordinador de la mesa de agua del Colegio de Ingenieros de Carabobo, la falla radica en el sistema de bombeo de Pao Cachinche, por ello la falta de presión para llegar a las tuberías y las zonas altas se ven más afectadas.

Expresó que desde Pao Cachinche se bombean 8000 litros de agua por segundo para la Planta Alejo Zuloaga, no obstante, en la actualidad solo se están bombeando 2000 litros por segundo. Ante ello, el especialista recomendó que se haga uso del Embalse de Guataparo, que desde 1968 fue decretado para uso en situaciones de contingencia, desde allí se pueden bombear 3000 litros por segundo que, sumados a los de Pao Cachinche, podrían ofrecer 5000 litros por segundo que no es la cantidad óptima pero sí podría palear la problemática.

Héctor Zzocar, secretario de Ambiente y Recursos Naturales de Carabobo, detalló que pese a que no es una responsabilidad del gobierno regional, se está dando el apoyo a algunas comunidades con camiones cisterna pertenecientes a empresas privadas.

El funcionario reconoció que no abarcan a toda la población fectada pero que al menos pueden llevar una solución momentánea. Por ello exigió a Hidrocentro que comunique la realidad y sincere la problemática. Recordó que en cuatro meses, los carabobeño se han quedado sin suministro de agua en tres oportunidades.

Hidrocentro, a través de su cuenta en Twitter, informó este miércoles 7 de marzo que: “Realizamos maniobras de sectorización para abastecer a la Zona Norte de Valencia y el municipio Naguanagua de manera continua, desde hoy hasta el día domingo. Las comunidades en zonas altas y alejadas contarán con el suministro con poca presión y caudal”.

Mientras tanto, los habitantes de la Gran Valencia se las ingenian para abastecerse, han aprovechado las lluvias generadas por inestabilidad atmosférica para llenar algunos tobos de agua, tal es el caso Ximena Días, habitante del sector Naguanagua:

Prefiero llenar mis tobos con agua de lluvia que seguir gastando plata en agua, un botellón te lo cobran en 7000 bolívares si llevas la tapa, si no, te cuesta 9000 bolívares. Ya no tenemos ropa limpia. El poquito de agua que llega a veces es muy débil y no llena ni los tanques de las pocetas.

Foto: Leomara Cárdenas



Participa en la conversación