Durante un recorrido realizado por Crónica.Uno solo se observó la presencia de funcionarios de la GNB y PNB en tres de las 22 estaciones que componen la línea 1 del sistema. Usuarios piden que haya vigilancia dentro de los vagones.

Caracas. “Estaba en la estación Gato Negro con unos amigos y vimos que toda la gente se nos vino encima, todos estaban corriendo y no entendíamos nada. Resulta que unos delincuentes se montaron en el Metro y con pistola en mano comenzaron a robar. Con el susto, todos comenzaron a correr. Hasta una amiga se nos perdió de vista porque se la llevaron por el medio”, relató un joven estudiante de Comunicación Social, quien en octubre de 2016 vivió el episodio con sus amigos luego de un día de playa.

Historias como esta se escuchan día a día dentro de las instalaciones del Metro de Caracas, entre carteristas, ladrones, vendedores y pedigüeños, más de uno está mosca con lo que pasa a su alrededor al momento de utilizar el subterráneo.

El pasado martes 24 de enero, desde la estación Caño Amarillo, el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, supervisó el despliegue de 1.100 funcionarios de seguridad dentro de las 48 estaciones que componen el sistema del Metro de Caracas, bajo el marco del relanzamiento del Plan de la Patria.

De acuerdo con el ministro, 28 estaciones serán asumidas por la Policía Nacional Bolivariana (PNB), mientras que las 20 restantes estarán custodiadas por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Sin embargo, en un recorrido realizado por el equipo de Crónica.Uno a través de la línea 1 del sistema solo constató la presencia de efectivos policiales en tres estaciones: Capitolio, La Hoyada y Caño Amarillo.

Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
Aunque el nuevo plan de seguridad dio comienzó el día miércoles 25 de enero, los efectivos policiales no se dejan ver

En Capitolio y La Hoyada, funcionarios de la GNB se dejaron ver con sus armas largas, mientras que en Caño Amarillo uniformados de la PNB paseaban por los andenes de la estación.

No obstante, las estaciones con mayor congestión de usuarios como Plaza Venezuela, Sabana Grande o Chacaíto, no contaban con la vigilancia de los efectivos. El mismo escenario se repitió en el resto de las estaciones que completan las 22 que componen la línea 1 del subterráneo.

En el recorrido del equipo de Crónica.Uno desde la estación de Propatria hasta Parque Carabobo, se contabilizaron al menos cuatro vendedores y a tres personas que pedían “por misericordia” alguna colaboración para comer o comprar medicamentos, pese a la orden del ministro de Interior, Justicia y Paz.

Desde la estación de Propatria, Carlos Parada indicó que no es la primera vez que escucha este tipo planes dentro del Metro “pero los policías solo duran una semana y luego desaparecen”.

El ministro Néstor Reverol recordó que dentro de las instalaciones del sistema queda prohibida la venta informal de productos, algo que contrasta con la realidad del día a día para quienes utilizan el transporte.

Con un bolso al frente, los vendedores —que se hacen llamar “Metro bodega”— recorren los pasillos ofreciendo productos como chupetas, caramelos, chocolates, u otro tipo de snacks a precios de ganga.

Mujeres, con bebés en brazos, piden colaboración para sus hijos recién nacidos. En otros casos, hasta un niño puede pasar puesto por puesto, dando un beso a los usuarios a cambio de unos billetes.

En silla de ruedas, con bastones en mano, algunos incluso con bolsas de diálisis pegadas a sus cuerpos, recorren las estaciones para pedir ayuda en sus tratamientos.

Lee también
La oscurana se la pone fácil a los delincuentes del BusCaracas

Ante este tipo de situaciones hay quienes no se fían de las historias, mientras otros prefieren colaborar porque piensan que, de lo contrario, los podrían robar.

Hay muchos que son mentiras, tendrán hasta más plata que uno y solo abusan de la nobleza de los demás. A los vendedores prefiero no comprarles nada porque muchos aprovechan para ver qué tienes encima para luego robar”, sostuvo Liliana Ontalvo desde la estación de Plaza Venezuela.

Por este panorama de zozobra e inseguridad incipiente, varios optan por utilizar el sistema lo menos posible y se inclinan por el transporte terrestre, aunque en este también atracan.

Foto: Crónica Uno / Mariana Mendoza
En el recorrido del equipo de Crónica.Uno se contabilizaron al menos tres personas pidiendo colaboraciones.

Carteristas en escaleras

Según testimonios de los usuarios Capitolio, Chacaíto y Plaza Venezuela son las estaciones donde es normal la presencia de grupos de delincuentes que aprovechan las horas picos para “meter mano” y sacar monederos, carteras y celulares.

“En una ocasión vi cómo un hombre le sacó un celular a una mujer de sus senos en Capitolio y ahí mismo he observado cómo le sacan los celulares de los bolsillos a los que se descuidan”.

En octubre del año pasado, Leydi Millán vivió en carne propia la inseguridad dentro del sistema, pues en Plaza Venezuela un hombre armado le pidió el celular, desde entonces utiliza el servicio lo menos posible. “Solo lo uso en casos extremos, donde no me quede otra opción. Ahorita estoy aquí solo porque espero a alguien”, relató.

Pese al nuevo plan, son pocos los usuarios que han visto la sombra de algún funcionario, y ciudadanos como Rosa Barrera piden que los efectivos hagan recorridos dentro de los vagones de los trenes, pues muchos robos ocurren ahí.

Igualmente, exigen que la presencia tanto de la PNB como de la GNB sea permanente, y de mayor cantidad en las horas pico, que son los momentos que los carteristas usan para realizar sus fechorías.

En febrero de 2016, también se lanzó un plan piloto de seguridad en la línea 1 del Metro por parte del gobierno de Distrito Capital, que contó con la participación de funcionarios de la PNB, Guardias Patrimoniales y brigadistas.

No obstante, las denuncias por robos masivos dentro del sistema no se hicieron esperar del lado de los usuarios: en mayo de ese año se reportó un robo entre las estaciones de Colegio de Ingenieros y Plaza Venezuela.

Asimismo, en la época de Semana Santa, 10 delincuentes armados intentaron robar en los vagones de la estación El Valle. En el suceso, solo 4 involucrados resultaron detenidos.

Fotos: Mariana Mendoza



Participa en la conversación