Al exfuncionario del Cicpc le dieron sepultura a las 7:00 a. m. en la parcela 42 del Cementerio del Este, una de las más lejanas, custodiados por la GNB y funcionarios vestidos de civil.

Caracas. A las 7:00 a. m. de este domingo 21 de enero fue enterrado Óscar Pérez, en la parcela 42 del Cementerio del Este y custodiado por uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Solo permitieron que estuvieran presentes su tía Aura Pérez y su prima Marjorie. Les quitaron los celulares para que no tomaran fotos ni videos, aunque los funcionarios vestidos de civil sí lo hicieron.

A las 8:00 a. m. se retiraron los GNB. Sus familiares dijeron que eran muchas motos y luego abrieron el cementerio. Finalmente, ellos pidieron acompañarlos.

“Antes de salir de la morgue lo vimos y antes del entierro también. Le pusieron la ropa que ellos quisieron, una camisa blanca”, detalló su tía Aura.

La noche del pasado sábado 19 acudió su papá, Óscar Cardozo, a la morgue de Bello Monte, presuntamente para darle su apellido, pero no se concretó.

Lee también
Solicitarán medida cautelar para resguardar tumbas de Óscar Pérez y su grupo

Funcionarios del Gobierno les informaron que con seguridad el entierro sería este domingo pero no les dijeron la hora. Aura llegó antes de las 5:00 a. m. a la medicatura por miedo a que lo sacaran sin ellos.

 “A las 2:00 a. m. me llamó su papá para decirme que me encargara de todo. Ya está fuera del país”, contó.

Los familiares del exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) tenían pensado darle sepultura en el Cementerio del Este pero no en el lugar que decidió el Gobierno. No pudieron vestirlo ni hacerle un velorio.

El sitio donde le dieron sepultura es uno de los más lejanos del cementerio. Aún así llegaron varias personas a apoyar a los parientes.

Después de seis días esperando órdenes pudieron enterrarlo. El pasado sábado enterraron a las seis personas que fallecieron con él, en el operativo del pasado lunes 15 de enero en el kilómetro 16 de El Junquito.

Fotos: Francisco Bruzco



Participa en la conversación