El también ex comandante de la Policía de Aragua, Manuel Ulises Farías Valderrama, junto al supervisor jefe de la policía del estado Aragua, Gabriel Cubides, permanecen detenidos en la sede del CICPC de Maracay, luego que se les abriera una investigación por la presunta simulación de traslado de presos a la cárcel de Tocorón.

Maracay. La noche del viernes, casi a la medianoche, el comisionado de la Policía Nacional Bolivariana en el estado Carabobo y ex comandante de la Policía del estado Aragua, Manuel Ulises Farías Valderrama, de 50 años de edad, fue detenido por una comisión encabezada por el Inspector Nacional para el Control de la Actuación Policial de la PNB, Coronel de la Guardia Nacional, Secundino Acevedo  Montañés.  Farías Valderrama es acusado del supuesto traslado y fuga de presos hacia la cárcel de Tocorón, en el estado Aragua.

Pese al hermetismo policial en la región, una minuta de la Coordinación nacional de dependencias especiales y de la Dirección de investigaciones  de delitos en la función pública, da cuenta de la detención del comisionado y también del supervisor jefe Gabriel Enrique Cubides Zapata, de 40 años de edad, adscrito a la Brigada especial de la Policía del estado Aragua.

Ambos funcionarios policiales, son acusados de la supuesta fuga de 251 detenidos que se encontraban recluidos en los diferentes centros de coordinación policial del estado Aragua y que iban a ser trasladados a la cárcel de Tocorón en marzo del 2018. Una investigación  signada con el número 0187-18, fiscalizada por la coordinadora de la región central del Ministerio de Justicia, Indira Romero, da cuenta de una averiguación que inició la división de homicidios del CICPC número k-18-0369-00606, por el homicidio de tres personas localizadas en estado de putrefacción en las adyacencias de Tocorón, en abril de este año, quienes aparentemente formaban parte del grupo de reclusos trasladados al centro penitenciario de la región.

Lee también
Sebin detiene al secretario general del Frente Unido de Transporte de Aragua

Estas tres personas, de acuerdo a las denuncias de sus familiares, habían sido trasladadas desde comisaria de Villa de Cura en el municipio Zamora a la cárcel de Tocorón.

En la minuta se señala además, que el director y subdirector del centro penitenciario de Aragua (Tocorón) aseguran no haber recibido a ningún detenido de los 251 trasladados. Es más, sostienen que la cárcel no recibe reclusos desde el año 2017 y desconocen las firmas y los sellos que aparecen en unos oficios donde se informa del supuesto traslado.

El pasado 21 de septiembre, el periodista de sucesos Eligio Rojas, publicó en el diario Ultimas Noticias, que “un total de 242 privados de libertad se fugaron de Poliaragua, revelaron fuentes del sistema de justicia. Al parecer la fuga se materializó con la ayuda de funcionarios policiales del mencionado cuerpo de seguridad. Dichos agentes policiales elaboraron una lista con los 242 reos e informaron a sus superiores que serían trasladados al Centro Penitenciario de Aragua ubicado en Tocorón. Pero el ingreso a esa cárcel nunca se produjo, según fuentes del Ministerio Penitenciario. El asunto se descubrió cuando el pasado miércoles, familiares de tres reclusos denunciaron que éstos fueron localizados muertos en la vía pública. A estos familiares les causó extrañeza el hallazgo, porque sus parientes estaban registrados como privados de libertad. A raíz de esa información el Viceministerio para el Sistema Integrado de Policía inició una investigación interna con el propósito de esclarecer el hecho y precisar la ubicación de los restantes 239 reclusos.”

También el periodista  de la fuente judicial José Rafael Ramírez, denunció que los funcionarios policiales en cuestión, “simularon traslados de presos al penal de Tocorón, con la finalidad de que integrantes de la megabanda denominada “El Tren de Aragua” que habían sido capturados, salieran a la calle sin problemas, pero con el estatus de “fugados”. Para ejecutar ese macabro plan, los mencionados jefes policiales cobraron cuantiosas sumas de dinero. Mediante ese modus operandi los perversos ex directivos de la Policía de Aragua permitieron la fuga de unos 242 presos. Ellos, luego de recibir su coima, simularon que los presos serían trasladados a cárcel de Tocorón, sitio a donde nunca llegaron.”

Lee también
Apagón de más de 14 horas se mantiene en algunas zonas de Aragua, Táchira y Zulia

La denuncia de los periodistas, de los familiares de los asesinados y las declaraciones de  Raynel Alexander Tarazona Granadillo, uno de los reclusos trasladados, testigo y declarante de los hechos, habrían obligado a las autoridades policiales a iniciar una investigación, que prosiguió con la detención de los comisarios Farias Valderrama y Cubides Zapata, quienes fueron presentados  en los tribunales del estado Aragua, con acusaciones de la Fiscalía 21 del Ministerio Público en materia de corrupción.

Por estos hechos también es señalada la Comisionada Aymara Aguilar Ruiz, ex segunda comandante de la Policía del estado Aragua y actual directora del Servicio Autónomo de Protección y Atención al Niña, niña y adolescente del estado Aragua, SAPANNA, quien no ha sido localizada por las autoridades, así como otros funcionarios responsables de algunas comisarías.

En septiembre de 2015, Tareck El Aissami, gobernador de Aragua para entonces y mediante Decreto N.° 3155, designó a Manuel Ulises Farías Valderrama como nuevo director general de la Policía de Aragua en sustitución del comandante Noé Liendo Morales.

A casi tres años de su juramento, 139 funcionarios policiales de distintos organismos de seguridad, incluyendo Poliaragua, fueron asesinados desde 2016 hasta el primer trimestre del 2018. Solo durante el primer trimestre del presente año, 25 policías murieron a manos del hampa.

En abril de 2018, el gobernador Rodolfo Marco Torres, en un acto público en el que le concede a Farias Valderrama la Orden “Samán de Aragua”, designa al coronel (GN) José Gregorio Viloria Romero como primer comandante de la Policía de Aragua, quien viene de desempeñarse como comandante del Destacamento de Comando Rurales N.° 429 asentado en el sur de Aragua.

Lee también
Persisten largas colas en estaciones de servicio en Aragua

Como parte del legado que dejó el comisario Farías Valderrama al frente de Poliaragua destaca que en 2016, año en que Aragua fue calificada como el estado más violento del país por el Observatorio Venezolano de Violencia, se registraron 71 asesinatos de funcionarios de seguridad, de los cuales 36 pertenecían a la Policía regional, mientras que esas escandalosas cifras se incrementaban en el 2017, cuando 43 funcionarios policiales de distintos organismos fueron asesinados en la región. Según registro de la oficina parlamentaria de José Ramón Arias, ex diputado regional por Primero Justicia, en el mes de marzo de 2018,  11 funcionarios policiales fueron asesinados, siendo el mes con el más alto registro.

El comisario Farías Valderrama ganó notoriedad en el estado durante su permanencia al frente de la Policía de Aragua. Algunos episodios dan cuenta de su mediática y controversial figura, como su público reproche a funcionarios bomberiles que exigían mejores condiciones laborales, el desalojo abrupto —con policías uniformados y armados, de por medio— de los periodistas que daban cobertura al reclamo dentro del cuerpo de bomberos y el inmediato allanamiento de esa institución por parte del Sebin en agosto de 2017, así como cuando desconoció y desacató la orden del Juez militar Edgar Volcanes, de liberar a los 27 estudiantes de la Universidad Pedagógica experimental Libertador (UPEL Maracay) en septiembre de 2017.

 El pasado 12 de septiembre, se filtró un comunicado escrito aparentemente por los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana del estado Carabobo, quienes denunciaban a “la plana mayor del cuerpo policial, de su relación directa con los líderes de la banda el “Tren de Aragua”, así como la corrupción y precariedad de la institución policial en Carabobo, al mando de Manuel Ulises Farias Valderrama”.

Foto: Cortesía


Participa en la conversación