Los involucrados en el homicidio de Carmelo Álvarez, de 59 años, tienen menos de 22 años. Fue apuñalado dentro de su casa, en el bloque 16 del 23 de Enero. El Cicpc recuperó varios artículos que le robaron tras el crimen.

Caracas. Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) detuvieron a cuatro jóvenes, presuntamente implicados en el asesinato de Carmelo Alfredo Álvarez Santana, de 59 años, en el bloque 16 del 23 de Enero.

La víctima fue asesinada el pasado martes 22 de agosto dentro de su casa, en el sector La Cañada. Fue hallado dentro de una nevera, que se encontraba en el piso y desenchufada, con varias heridas por arma blanca. La vivienda estaba en desorden.

Por este caso capturaron a Soriana Valentina García Segovia, de 19 años; Jorhani Florimar Escalante Hernández, de 19; Adrián Ramírez, de 22; y un adolescente, de 17 años.

Los presuntos involucrados son vecinos de la víctima y del mismo bloque, según informaciones extraoficiales. Se conoció que el día del crimen, vieron que Carmelo estaba ingiriendo bebidas alcohólicas y aprovecharon para someterlo.

De la vivienda robaron un televisor, un equipo de sonido, un Blu ray, unas cornetas de sonido grandes y varias joyas. El Cicpc recuperó un televisor, así como otras pertenencias.

Lee también
Hallaron cadáver dentro de una nevera en apartamento del 23 de Enero

La víctima trabajaba en la gerencia de seguridad del Ministerio de Industrias Básicas y anteriormente se desempeñó con el mismo cargo en otro ministerio. Vivía solo, pues tenía años separado de su pareja. Dejó huérfanos a tres hijos.

Sus familiares indicaron que la cerradura no estaba forzada, por lo que presumen que utilizaron sus llaves. Todo lo que tenía se lo había sudado y ganado con su trabajo.

Los vecinos informaron a sus parientes que tenían alrededor de seis días sin ver a Carmelo, la última vez fue el miércoles 16 cuando retiró la caja de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Luego de percibir malos olores provenientes de la vivienda, llamaron a los Bomberos del Distrito Capital, pues Carmelo no abría la puerta y sospecharon que algo grave había ocurrido.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación