El instituto emisor ha fabricado bolívares para cubrir el déficit de las industrias estatales. Las obligaciones superan los 7 billones de bolívares.

Caracas. En enero el vicepresidente Tareck El Aissami aseguró que este 2017 es un año de despegue en lo económico y reducción de la inflación, sin embargo, las acciones oficiales siguen acelerando los precios e impactando en los salarios de los venezolanos.

El Banco Central de Venezuela (BCV) continúa fabricando bolívares sin respaldo para cubrir el déficit de las industriales estatales, frente a una baja oferta de bienes, lo que acelera la inflación.

Las cifras del instituto emisor señalan que en tres meses el financiamiento del Central a las empresas estatales, incluida Pdvsa, aumentó 31 % y al 24 de marzo alcanzó los 7,2 billones de bolívares.

Esa deuda se origina cuando la petrolera y las empresas públicas emiten títulos a favor del BCV  y con ello el ente crea más dinero. Cuando las industrias tienen los bolívares, los emplean para el gasto en sueldos, funcionamiento de las instituciones y las misiones.

Lee también
BCV concretó operación para cancelar deuda pública

Parte de ese dinero que se inyecta a la economía se dirige a la compra de dólares en el mercado paralelo, por ello, se eleva la paridad, que es referencia en los precios de un conjunto de productos y servicios. La firma Ecoanalítica calcula que a marzo el tipo de cambio ponderado al consumidor estaba en 1180,50 bolívares, y en el grupo alimentos fue 957,80 bolívares.

En 2010 arrancó la asistencia del BCV a Pdvsa, y hasta 2014, la estatal tenía un ciclo en el que cancelaba parte de la deuda, pero posteriormente volvía a pedir fondos. En 2014, el para entonces vicepresidente de Economía, Rafael Ramírez, expresó que se dejaría de pedir fondos al instituto emisor, sin embargo, ocurrió lo contrario.

Fuentes oficiales indican que desde el pasado año la industria solicita recursos sin presentar opciones de pago de esas obligaciones.

Foto referencial: Miguel González


Join the Conversation