Una niña desnutrida de un año falleció la semana pasada en el centro Doctor Raúl Leoni, en Guaiparo. Ocurrió el jueves, justo el día en el que se hizo pública la denuncia de que más de 40 bebés habían muerto por hambre hasta septiembre.

Ciudad Guayana. El jueves hubo incomodidad en los pasillos del hospital Doctor Raúl Leoni Otero, en Guaiparo: ese día se supo, a través de los médicos que denunciaron de manera anónima, que hasta septiembre habían muerto de hambre 41 niños en ese centro asistencial.

La incomodidad se atizaba por los rumores que iban y venían. La Dirección quería investigar para dar con quienes habían filtrado la información que reposa en los archivos de historias médicas.

Pero justamente ese día hubo otra víctima del hambre: Leriannys Daniela Álvarez Borges. Tenía un año y medio y estuvo hospitalizada por la desnutrición severa que terminó matándola.

“Desnutrición severa, síndrome diarreico agudo, deshidratación severa, retardo del desarrollo psicomotor”, especificaba el acta de defunción de la niña.

Lee también
17 bebés murieron por desnutrición entre junio y septiembre en San Félix

Sin atención

El peregrinaje de la familia de la víctima no terminó con la muerte de ella. Leriannys Daniela tenía una hermana morocha a quien también internaron en el hospital de Guaiparo por la misma causa.

La familia es de Upata, municipio Piar. Allí no pudieron atenderlos y llegaron a San Félix. Por Leriannys no pudieron hacer nada. Su hermana permaneció hospitalizada hasta este martes.

Por parte de la Dirección del hospital ha prevalecido el silencio. Si bien los médicos ofrecieron la cifra de niños muertos por desnutrición hasta septiembre, aseguran que el eslabón no se interrumpió entre esa fecha y la muerte de Leriannys. En otras palabras, los médicos saben que más niños han sucumbido ante el hambre en Guaiparo este año.

Son esos mismos médicos los que también han destapado los casos de muertes por difteria en el mismo centro hospitalario y los que han destapado también el incremento del número de casos de paludismo.

Foto: Archivo



Participa en la conversación