Director del HUC desmiente que trabajadores estén de brazos caídos y reconoce que hay una crisis

Director del HCUC

El doctor Earle Siso dijo que de 1200 camas tienen 30 % en operatividad. Señaló que están llegando algunos insumos, que las plantas eléctricas funcionan y que están resolviendo el tema del tanque de agua de tres millones de litros. Aún así, Mauro Zambrano, delegado sindical, sostuvo que la acción de protesta se mantiene.

Caracas. El doctor Earle Siso, director de la junta interventora que desde enero lleva la administración del Hospital Universitario de Caracas (HUC), dijo que no hay brazos caídos y señaló que el hospital se encuentra operativo, aunque a 30 %.

El lunes en horas de la mañana el sindicato de obreros de este recinto se declaró en protesta no solo por los problemas de la infraestructura, sino porque no tienen insumos para hacer mantenimiento en el hospital, no hay agua, muchos pasillos no cuentan con iluminación. También sumaron los bajos salarios.

Ante ese llamado, el doctor Siso convocó para este miércoles a una rueda de prensa y puso a hablar a trabajadores que siguen su línea de trabajo.

Juan Santaella, del departamento de Seguridad, dijo que es una mentira que los trabajadores estén de brazos caídos. “Aquí estamos dando la cara, estamos dentro de nuestra capacidad, dándole la mayor protección, ya que no contamos con muchas herramientas. Como personal de seguridad estamos dando el todo por el todo, nuestra prioridad son nuestros pacientes, esto no es una zapatería, estamos comprometidos con los pacientes. Estamos claros que tampoco tenemos un buen salario, porque la inflación se lo come, pero no podemos dejar a un lado a los pacientes”.

Mientras Santaella hablaba, otros trabajadores gritaban: «Digan la verdad, aquí no hay nada».

Un obrero dijo que tiene que hacer la limpieza sin protección. Buscan trapos para taparse la cara y cargan pipotes con agua, comentaba otro señor de mantenimiento. A los trabajadores que reunió el doctor Siso los señalaban de guarimberos.

Irma Murillo, licenciada en Enfermería con 18 años de servicio, comentó que están operativos, que han hecho las jornadas de vacunación, han dado atención primaria, que las emergencias están activas, que de 28 quirófanos solo funcionan 14, que este martes 13 hicieron 14 procedimientos en sala de parto.

Claro que tenemos crisis, vivimos en Venezuela no en otro país, pero en el Clínico ha habido mejoras, esta junta interventora conjuntamente con Hidrocapital están buscando los mecanismos para que el hospital completo se surta; también es cierto que no tenemos un salario acorde porque se lo come la inflación, hay trabajadores que están descontentos, pero estamos trabajando como una gran familia.

Se notó, como en otras ocasiones, la existencia de dos bandos: unos cercanos a la directiva y otros seguidores de los sindicatos y gremios que hacen vida dentro del Clínico.

Ante esa disputa el doctor Siso mediaba y salía al paso a las declaraciones formales. Por cuentagotas fue que dio algunas respuestas: de 1200 camas tenemos 30 % en operatividad, están llegando algunos insumos, las plantas eléctricas están operativas y señaló que están resolviendo el tema del tanque de agua de tres millones de litros.

De nuevo no aclaró el presupuesto con el que se maneja y lo que se requiere para rescatar todo el hospital.

“No está al 100 % porque encontramos problemas con la electricidad, con el agua, con la seguridad, pro no podemos desconocer el compromiso de los trabajadores. Este es un gran hospital que funciona a pesar de la escasez financiera de recursos. Estamos sometidos a un bloqueo importante, pero aquí estamos asumiendo”.

En el ínterin una familiar de un paciente dijo que limpiaron la Emergencia para que entraran los medios. De hecho, Siso dejó pasar solo a dos camarógrafos de Televen y Venevisión.

Mauro Zambrano, del sindicato de Clínicas y Hospitales, increpó al director e insistió en la falta de insumos. Destacó que de 12 quirófanos que hay en el piso 6, solo está activo 1. “En este hospital deberían estar haciéndose 70 operaciones al día y se hacen 9 o 7. Esto está parado porque falta de todo y quienes pagan los platos rotos son los pacientes. Por eso mi llamado a los trabajadores es a no caer en esa mentira, en ese juego de que aquí no pasa nada. No estamos bien y no aguantamos más. Seguiremos de brazos caídos”, dijo.

Para este jueves convocan a una asamblea de trabajadores. El conflicto tiende a radicalizarse, pues asomó que otros gremios se pueden sumar a la acción.


Participa en la conversación