Representantes en sectores populares señalaron que los dirigentes nacionales de la MUD y del PSUV “brillan por su ausencia” en los barrios. Indican que solo acuden cuando hay elecciones.

Caracas. Líderes vecinales en sectores como Catia, Carapita y Antímano aseveraron que la actividad política “está muerta” y que los dirigentes nacionales, tanto del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), “brillan por su ausencia” a la hora de abordar a los vecinos y afrontar las problemáticas de la zona. Aseveraron que la gente ha perdido el interés de participar en eventos y actos públicos que sean patrocinados por organizaciones políticas.

Julio Cesar Reyes, dirigente comunitario en Catia, explicó que en los sectores populares la mayoría de las personas no tienen interés en temas políticos, y “los ciudadanos prestan más atención a labores en el área social, como los trabajos de voluntariado en la zona”.

Reyes señaló que la gente de la comunidad ha asumido una postura de “rechazo” y “apatía” hacia la MUD, debido a que las promesas de un “cambio” y de frenar las acciones del Gobierno no se han materializado en la realidad.

“Lo que estamos viendo en los barrios es que la gente no está interesada en la política ni se siente identificado con sus dirigentes, incluso tu escuchas como la misma gente tiene un rechazo hacia la MUD parecido al que tiene contra el Gobierno”, destacó.

José Gregorio Ochoa coincidió en que los sectores populares demuestran desinterés en las acciones y actividades promovidas por la Unidad y el Gobierno.  “En el barrio se siente la total apatía por la política, lo que complica cada vez más hacer el trabajo de calle desde la dirigencia”, aseveró.

Ochoa explicó que hay dos aspectos determinantes que los políticos deben abordar en las zonas populares para conectar con las comunidades, tales como la conflictividad social y la crisis económica para desligar los temas políticos en el discurso que se les envía a los ciudadanos.

“Los vecinos han manifestado que ningún bando está atacando los problemas principales como lo son la escasez de los productos básicos y déficit de medicamentos. La misma gente ha perdido el ánimo de participar en actividades políticas porque perdieron la confianza de los líderes de base que están ausentes en las calles”(sic), explicó.

Virginia Díaz, líder social en Antímano, cuestionó la ausencia de la dirigencia política en las comunidades que afecta el trabajo de campo realizado por los dirigentes comunitarios. “Los dirigentes de la oposición actualmente no están haciendo avances en el área política, hay una ausencia considerable y solo saben aplicar la misma politiquería de siempre”, criticó.

Única estrategia: actividad política circunstancial  

Aparte de la grave ausencia de la actividad política diaria, representantes de las zonas populares expresaron que las dirigencias nacionales, tanto del Gobierno como de la oposición, solo actúan en las comunidades en casos “circunstanciales”, como los eventos electorales, algún problema de “gravedad” en el sector, y actividades que estén programadas desde los partidos políticos.

Chegoyo —como es conocido en la zona al dirigente José Gregorio Ochoa— precisó que la Unidad se acerca a la zona cuando surgen “incidencias” o se realiza un evento público. “Los dirigentes llegan de manera circunstancial a los barrios, pero no hay ni constancia ni permanencia con los vecinos”, agregó.

Julio Cesar Reyes, activista social en Carapita, indicó que los dirigentes principales de la oposición utilizan las mínimas actividades políticas para hacer propaganda, cuando en la práctica real no se están acercando a los habitantes de la zona.

“La Unidad hace pocas actividades, se acercan a una o tres casas en el barrio, y en esa actividad lo que hacen es hablar gamelote meramente político, pero no están haciendo el verdadero trabajo de calle. Después lo publican en sus redes a los dirigentes como si realmente se trasladaran a todo el barrio cuando eso es totalmente falso”, sentenció.

Los dirigentes comunales señalaron que disminuyó parte de la práctica política que se ejecutaba a través de asambleas ciudadanas, conversatorios y debates, donde participaban los líderes nacionales en cada sector. “Al parecer a algunos altos mandos de oposición solo les interesa ir al barrio por votos, y se están acostumbrando a que solo por un evento público de renombre es que se acercan al sitio. La gente sigue manifestando su molestia ante la política venezolana que no le está resolviendo nada”, recalcaron.

El Gobierno lleva años desaparecido en los barrios   

Explicaron que la misma estrategia de la “actividad política circunstancial” de la Unidad ha crecido en los últimos meses, y en el caso del Gobierno la situación es mucho más grave pues, aseguran, que tienen años sin acercarse a las comunidades y tampoco realizan trabajos directos en ellas.

Virginia Díaz, maestra jubilada, desde hace más de 20 años —dedica su labor a los niños con síndrome de Down de la parroquia Antímano—, resaltó que el Gobierno tiene muchos años que no hace actividad política en la zona. “Como mi parroquia dejó de apoyar al Gobierno la abandonaron, hay una gran cantidad de personas que no cree en los dirigentes políticos de Maduro que sólo van a las barriadas a buscar votos y a comprar la gente”, enfatizó.

Reyes, dirigente en Catia, detalló que la única actividad política en la que son expertos los partidarios del Gobierno es activar “shows mediáticos”, usando a sus militantes como “borregos”. “Los concejales aparecen cuando entregan las bolsas Clap, y de resto no están haciendo nada en la comunidad”, agregó.

Ante la ausencia de representantes de ambos bandos, los habitantes del sector permanecen en pie de lucha porque les respondan sobre los problemas directos como el déficit de servicios y productos básicos. Insisten en que los políticos asuman su compromiso y aborden los problemas directamente en las comunidades.

Foto referencial: Mariana Mendoza



Participa en la conversación