Los maestros comenzaron la protesta para exigir a la gobernación de Justo Noguera Pietri saldar las deudas derivadas de una homologación firmada hace más de un mes.

Ciudad Guayana. Hay muchas motivaciones para la huelga de maestros regionales que comenzó hace una semana y que se ha cumplido, principalmente, en los principales municipios del estado Bolívar: Heres, Caroní y Piar.

En esta oportunidad, los docentes llegan a diez días de “huelga permanente” para exigir a la Gobernación de Bolívar el cumplimiento de la homologación de la convención colectiva, pendiente desde mayo, y otras deudas que datan de 2017.

El 12 de mayo, el gobierno regional firmó una homologación que incluía clasificaciones, bonos por nacimientos, primas por hijos y reclasificaciones. Pues más de un mes después, no se ha subsanado la deuda.

Un docente nacional, que depende del ministerio (de Educación), gana nueve millones de bolívares. Nosotros estamos ganando 1.200.000 bolívares. ¿Qué hacemos con eso?”, cuestionó Rafael González, representante del Sindicato Único del Magisterio en Piar.

¿Qué dice la gobernación?

A través de sus voceros, la Gobernación de Bolívar informó a los maestros (quienes este viernes estaban reunidos para definir las medidas que tomarían) que continúa canalizando los pagos de las deudas a través de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre).

Por ello, los docentes tomaron la decisión de continuar el paro. Solo en el municipio Caroní este afecta a los estudiantes de 37 escuelas (entre Puerto Ordaz y San Félix).

Nuestro jefe inmediato es Justo Noguera Pietri y por eso estamos enfocando el reclamo hacia él. Y recuerde que esto a perjudica a niños, niñas y adolescentes. Estamos dispuestos a conversar, añadió González.

Lee también
Ordenan reclusión de secretario general de Sintraferrominera en La Pica

La situación de los maestros se une a otras que entorpecen la educación en Bolívar: el déficit de educadores, la falta de un transporte adecuado en Ciudad Guayana que les permita estar a tiempo en sus trabajos y escuelas desmanteladas por el hampa y sin sistema de alimentación escolar.

Foto: Marcos Valverde


Participa en la conversación