Este viernes, los tribunales de Puerto Ordaz emitieron órdenes de captura en contra del autor material, sus cómplices y los dos funcionarios del cuerpo de investigación.

Ciudad GuayanaHace una semana, la discoteca Lagar’s, de Puerto Ordaz, era jolgorio y nada más. El ambiente festivo no hacía sospechar que uno de sus protagonistas, el joven de 20 años José Alberto Arreaza, pronto sería noticia y por doble tanda: porque estuvo desaparecido el fin de semana y luego porque el lunes encontraron su cadáver con un balazo en la cabeza.

Hoy, la discoteca y el centro comercial en donde está ubicada son el foco de atención de todos los que quieren saber qué pasó entre esa noche del viernes y la madrugada del sábado: fue ese el escenario del último registro visual de vida de la víctima.

Se trata de un video en donde aparecen Arreaza (estudiante de Derecho de la UCAB Guayana) y los involucrados en su asesinato. Los abogados ligados al caso han señalado que allí se ve a Arreaza saliendo del local junto con Lizandro Dilucas, Alberto Echegaray y Oswaldo Ojeda.

El primero fue quien, según los otros dos, le disparó a la víctima; el segundo es testigo y encubridor; y el tercero, guardaespaldas de Dilucas y teniente primero de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Esta semana en la ciudad han resonado los tres nombres: Dilucas, como prófugo de la justicia; Ojeda como el primer detenido (lo capturaron el mismo lunes cuando se presentó en su comando); y Echegaray como el confesor del crimen. Este último, por cierto, fue en la mañana del lunes a la UCAB, en donde también estudia Derecho.

Avance judicial

Lee también
Ultimaron a estudiante de Ingeniería para robarlo en El Valle

Desde la mañana de este viernes, los amigos de Arreaza se concentraron en el Palacio de Justicia de Puerto Ordaz para exigir que el asesinato no quede impune.

Entre el dolor, al menos hubo satisfacciones: al teniente Ojeda le dictaron una medida privativa de libertad por “cooperador inmediato en homicidio intencional calificado con alevosía y motivos fútiles y  agavillamiento”.

Contra Echegaray hay una orden de captura por los mismos cargos. Y contra Dilucas, también orden de captura pero como autor material.

El día trajo un dato inesperado: la complicidad de dos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). El primero es Carlos Maldonado, quien ayudó a Dilucas a huir a Brasil. El segundo es Jorge González, quien desapareció el proyectil que estaba en el cadáver. Contra los dos hay órdenes de captura.

En la tarde de este viernes, los allegados de Arreaza compartieron una misa en su honor. Ya en esta circunstancia, esperan que la impunidad no prevalezca y, sobre todo, que se sepa qué fue lo que pasó después de que Arreaza y sus asesinos se fueron de la discoteca en la madrugada del sábado 21 de octubre, el día de su muerte.

Foto: Marcos Valverde



Participa en la conversación