Los jóvenes se encontraban buscando agua para sus casas. La mamá de Kevin, Yelitza Blanquez, asevera que en La Vega no ha llegado ni una gota de agua desde noviembre del año pasado.

Caracas. Kevin Antonio Cárdenas, de 22 años y Luis Alberto Martínez, de 32 años eran amigos y vecinos. Ambos vivían en el sector San Rafael de La Vega y los dos murieron bajo un contexto de protesta violento, la noche del 23 de enero, cuando un grupo de la comunidad decidió alterar la manifestación pacífica y saquear distintos comercios. Sus muertes forman parte de las 29 víctimas que ha registrado el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) en tres días, entre el 22 y 24 de enero, en todo el país, . 

«Este hombre disparó adiestra y siniestra. Sin ver a nadie», cuenta el tío de Luis, Aníbal Martínez. De acuerdo a testigos de los hechos, el dueño de una panadería en la calle El Hueco, sector Los Mangos, para proteger su comercio, decidió sacar su pistola y disparar para asustar y alejar a los posibles saqueadores. Pero los allegados de Luis y Kevin aseveran que ninguno estaba involucrado en esos saqueos. Tampoco eran jóvenes que participaban en protestas. No fueron al llamado opositor ese miércoles 23 de enero.

Los jóvenes se encontraban buscando agua para sus casas. La mamá de Kevin, Yelitza Blanquez, asevera que en La Vega no ha llegado ni una gota de agua desde noviembre del año pasado. «Mi hijo trabajaba como ‘motobomba’. Es decir, distribuía los botellones de agua por las distintas casas», explicó. Lo mismo estaba haciendo Luis, comprando el botellón para llevarlo hasta su hogar donde vivía con su madre y hermana menor.

Estos hombres eran padres. Kevin deja una niña de dos años y Luis a una de 8. El primero recibió tres impactos de balas: uno en la clavícula, otro en la pierna y el tercero en sus partes íntimas. Luis murió por una bala intercostal. Ambos ingresaron sin signos vitales al hospital Miguel Pérez Carreño a las 7:30 pm.

 Las FAES reacciona

A la mañana siguiente de los hechos, vecinos denunciaron que efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) llegaron al lugar donde ocurrieron los robos para presuntamente «buscar» y detener a los responsables de los saqueos. No obstante, organizaciones como Provea, denuncia la actuación de este cuerpo de seguridad, ya que aseveran que actúan al margen de la ley, amenazando a las comunidades sin órdenes de allanamientos o de detención, y además, explican que no son responsables de la gestión del orden público.

«Este es un grupo comando cuyas actuaciones son letales. Tienen reiterada práctica en realizar ejecuciones extrajudiciales y violar todos los derechos humanos», dijo el ex coordinador y ahora asesor de Provea, Marino Alvarado.

Las FAES regresó la mañana de este 25 de enero. Allí permanecieron toda la tarde en la parte alta de La Vega, sector Las Casitas. «Dicen que hay detenidos y muertos. Pero uno no se entera de nada sino luego de varios días», dijo Yonathan, vecino del lugar. Hasta la fecha, el cuerpo policial no ha presentado ningún informe que muestre cifras de detenidos o fallecidos.

Por otro lado, luego de un recorrido que realizó el equipo de Crónica.Uno por la parroquia, se corroboró que la comunidad no asocia los saqueos con las protestas, sino consideran que son «delincuentes» que se aprovechan de la situación para realizar este tipo de acciones ilegales.

Foto: Luis Morillo


Participa en la conversación