El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció sanciones contra el gobernador de Carabobo, quien había sido una figura de mediación entre Nicolás Maduro y la administración Trump durante 2018. Adicionalmente, en la lista fueron incluidos Jorge Luis García Carneiro (Vargas), Ramón Carrizales (Apure) y Omar Prieto (Zulia).

Caracas. La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció este lunes nuevas sanciones contra dirigentes del chavismo, específicamente cuatro gobernadores, entre ellos Rafael Lacava, mandatario regional del estado Carabobo y quien ha fungido como mediador ante el Gobierno estadounidense.

La lista anunciada por EE. UU. está compuesta además por otros tres gobernadores del chavismo: Jorge Luis García Carneiro (Vargas), Omar Prieto (Zulia) y Ramón Carrizales (Apure), todos miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Según un comunicado de prensa emitido pro el Departamento del Tesoro, el motivo por el cual se coloca las sanciones de congelamiento de bienes y de prohibición de negocios con los sancionados se debe al rol que estos han jugado en la «corrupción endémica» en Venezuela, y al «bloqueo de la entrega la ayuda humanitaria crítica», lo que según la institución ha «exacerbado la actual crisis humanitaria creada por el régimen de Maduro».

Aunque no es nuevo que dirigentes del chavismo sean sancionados por el Departamento del Tesoro, llama la atención que Lacava esté incluido en la lista, ya que el gobernador de Carabobo fue, desde su elección, una figura central en la mediación entre los gobiernos de Nicolás Maduro y Donald Trump.

En 2018, Lacava realizó varios viajes a Estados Unidos para mediar en nombre de Maduro ante la administración de Trump, en particular en lo relativo a la liberación de Joshua Holt, ciudadano estadounidense detenido en 2016 y acusado de espionaje por el chavismo.

Lee también
Lacava toma control de la distribución y venta del gas doméstico en Carabobo

El rol de Lacava se hizo notorio el 25 de mayo de 2018 cuando recibió en el Palacio de Miraflores junto a Nicolás Maduro al senador Bob Corker, jefe de la comisión de política exterior del Senado de los Estados Unidos. Ese día se llevó a cabo una reunión privada entre Maduro y el legislador, y tuvo como resultado que el día siguiente el Gobierno venezolano anunciara la liberación de Holt y su esposa, de nacionalidad venezolana.

Una vez resuelto lo relativo a la liberación de Holt, las reuniones entre Lacava y Corker se mantuvieron y el senador estadounidense volvió a visitar el país el 6 de octubre de 2018. Desde entonces la postura de EE. UU. con Maduro se radicalizó, hasta el punto de dejar de reconocerlo como jefe de Estado en enero de 2019, cuando Trump anunció que reconocía a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

Las últimas sanciones aplicadas al chavismo por parte de la nación norteamericana no se anunciaron contra personas naturales, sino contra la industria petrolera venezolana, específicamente a Pdvsa, la cual dejaría de percibir hasta 11 millardos de dólares anuales como consecuencia de la acción. Desde entonces Maduro ha insistido en que las medidas, junto con la designación de una junta directiva de la estatal petrolera y de Citgo por parte de la AN, son parte de un golpe de Estado dirigido por la nación del norte.


Participa en la conversación