El dirigente comunitario de este sector denunció que líderes opositores reciben amenazas de muerte de los colectivos contra ellos y sus familias.

Caracas. El líder comunitario del partido Primero Justicia (PJ), Efrady Moncada, indicó que en las jornadas que realiza en la parroquia 23 de Enero queda demostrado que la gente de la comunidad está decidida por un cambio en el país. Está es una parroquia de lucha opositora aunque ellos la pinten de roja, señaló.

Moncada inició su labor en la parroquia desde 2013, en compañía del líder vecinal Manuel Mir, quién lo inspiró para desarrollar actividades políticas con los vecinos del sector.

El joven de 24 años expresó que en su paso por la dirigencia política colaboró con el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Jorge Millán, en la realización de actividades en los “sectores complejos” de la zona, como El Observatorio, La Piedrita y La Libertad.

En la actualidad se desempeña como coordinador zonal para informar a los habitantes de la parroquia sobre las acciones sociales que efectuará el partido en los diferentes bloques del sector.

Consideró que desarrollar la actividad política en el 23 de Enero es bastante “difícil” por la constante intervención y amedrentamiento por parte de grupos colectivos. “La comunidad contribuye a informar a los colectivos sobre las actividades de la dirigencia de oposición”, destacó.

Relató que en una jornada de calle en el Bloque 20, con el parlamentario Millán, fueron interceptados por grupos armados quienes les exigieron salir de la parroquia. “Ese día los colectivos sacaron pistolas, tuvieron que venir efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para mediar en la situación”, detalló.

Sin embargo, aseguró que trabajan “bajo perfil” para tener contacto con los vecinos. Se reúnen en una casa para celebrar asambleas en compañía de dirigentes comunitarios y diputados. “Hacemos los conversatorios en la mañana en una casa, después se realiza un compartir e informamos a los vecinos sobre el mensaje de lucha del partido”, subrayó.

Lee también
“En el 23 de Enero la gente ya no tiene miedo”

Entre las actividades ejecutadas en beneficio de la comunidad, el dirigente apuntó que se efectuaron jornadas de salud en materia de vacunación y esterilización de mascotas, así como la repartición de medicamentos en El Observatorio.

Sobre el proceso de renovación del partido PJ en la parroquia, explicó que en el punto de validación ubicado en el Bloque 7 de la Plaza Bolívar se produjeron ataques violentos por parte de colectivos, lo que ocasionó retrasos de hasta tres horas para iniciar la jornada.

“Nos lanzaron bolsas con orine y piedras. Hasta resultó herido un funcionario  de la Guardia Nacional Bolivariana [GNB], por eso los del Plan República nos cambiaron de sitio hasta la calle Cristo Rey”, contó.

El representante del PJ manifestó su agradecimiento a todas las personas que se movilizaron a otros puntos para validarse por la organización política. “El primer día, a pesar de los contratiempos, superamos el proceso. El día sábado validamos 148 y el domingo fueron 117”, dijo.

Dirigentes atemorizados

Denunció que algunos dirigentes comunitarios en la parroquia están atemorizados debido a que reciben amenazas de muerte y su grupo familiar es perseguido por grupos afectos al Gobierno. “En varias oportunidades han atentado contra mi familia y mi integridad física. Una vez denuncié en la Fiscalía al grupo que me mantenía amenazado”, comentó.

Ante el riesgo que supone ejercer como líder comunitario en el 23 de Enero, Moncada expresó que su motivación es seguir luchando por la gente, para que los jóvenes se interesen por los problemas de su comunidad e intenten buscar soluciones. “Esto va a cambiar. En las manos de nosotros los jóvenes está el futuro de Venezuela”, recalcó.

También denunció que “en el 23 de Enero no entran guardias ni policías”. En la parroquia no hay seguridad ni control sobre el grupo de colectivos. Aseguró que esas organizaciones delictivas ingresan en las casas de los vecinos y las mandan a desalojar para así apropiarse de la vivienda con familiares de ese mismo grupo.

En el caso de los consejos comunales, precisó que las vocerías en el sector no tienen vigencia en la mayoría de los casos. Sostuvo que en La Cañada los integrantes son apoyados por colectivos y entregan la bolsa de comida solo a quienes son afectos al oficialismo. “Ellos juegan con el hambre de la gente”, sentenció.

Foto: Luis Miguel Cáceres


Join the Conversation