Ejecutivo repite estrategia de fiscalizar y bajar precios que causa más fallas de abastecimiento

fallas de abastecimiento | bajar precios | comercios

Tras “los precios acordados”, la Sundde ha detenido a más de 200 personas y ha multado a 500 comercios.

Caracas. Desde 2013 parte de la política económica del presidente Nicolás Maduro ha sido arreciar con las fiscalizaciones a comercios y empresas, lo que acentúa las fallas de abastecimiento. Y en agosto de este año la estrategia se repite.

Tras las medidas del pasado 17 de agosto y la publicación de la lista de “precios acordados” de 25 alimentos, la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) ha intensificado las inspecciones en los comercios, mercados municipales y supermercados a escala nacional, en las que se han ordenado bajar los costos no solo de los alimentos regulados sino también de otros productos que no están en los listados.

De acuerdo con la información del organismo, han sido detenidas 200 personas por los delitos de remarcaje de precios, especulación, acaparamiento y boicot y han sido multados más de 500 locales. El decreto de los nuevos precios señala que los mismos se fijan porque el Gobierno pagará tres meses de salario, se autorizarán divisas por Dicom y hay un anclaje del Bolívar al Petro, la criptomoneda de la cual no hay precisión de las operaciones.

Pero esas acciones están en proceso. En medio de una recesión e hiperinflación, el Ejecutivo impone los precios de alimentos básicos y días después de haber elevado el salario mínimo en más de 3000 %, devaluar la moneda en 96 %, subir la tasa del IVA a 16 % para ciudadanos y empresas, y exigirle a las industrias y comercios adelantar el pago del Impuesto sobre la Renta según las ventas diarias.

Acciones desordenadas que economistas y empresarios cuestionan porque tienden a agudizar los desequilibrios.

El Gobierno destaca que cancelará el salario por tres meses y que ya 7,7 millones de personas están registradas, pero todavía no ha detallado cómo será el bono de alimentación y qué pasará después de los 90 días.

Lee también
La crisis generada por 15 años de controles

Las autoridades, además indican que el Dicom subastará divisas tres veces por semana, pero las operaciones de la semana pasada fueron inferiores a 50.000 dólares. Desde febrero ese mecanismo ha asignado a los privados apenas 18 millones de dólares. La sequía de billetes verdes ha llevado a las empresas, que intentan mantener sus operaciones, a recurrir al mercado paralelo, lo que ha impactado en los precios.

Frente a una menor oferta de bienes, el Banco Central imprime bolívares para atender las necesidades del sector público, entre ellas los salarios y las bonificaciones, lo que acelera más la inflación, que en 12 meses fue 82.766 % , según la Asamblea Nacional.

A las medidas ya mencionadas se suman las inspecciones con lo cual los problemas de abastecimiento tenderán a crecer.

Así han sido los resultados de las inspecciones: 

2013 

En noviembre de 2013, y con la entrada en vigencia de la Ley de Precios Justos y la conformación del Órgano Superior de la Economía, el Presidente Maduro ordenó bajar los precios de los electrodomésticos.

“Que no quede nada en los anaqueles, que no quede nada en los almacenes, ya basta”, expresó el mandatario a propósito de la fiscalización a la cadena de tiendas Daka, por lo cual medida fue conocida como el “Dakazo”. Luego vinieron las inspecciones y las rebajas forzadas de precios en tiendas de ropa y calzados.

Cuando las tiendas quedaron sin casi nada, el Gobierno —a principios de 2014— se comprometió a autorizarle dólares para su recuperación, pero lo aprobado fue poco y desde esa acción el sector de electrodomésticos no se ha recuperado.

2015

El prolongado modelo de controles genera una elevada escasez de bienes y en medio de la mayor ausencia de productos, el Gobierno incrementó las inspecciones y directivos de las cadenas Farmatado y Día y Día fueron detenidos.

El Ejecutivo ocupó la cadena de supermercados. Durante las arremetidas se ordenó bajar los precios, pero la crisis de abastecimiento persistió porque las empresas enfrentaron escollos para producir. Entre 2013 y principios de 2015 las autoridades instalaron mesas de trabajo con los industriales para corregir las obstáculos a la producción, pero ello no se concretó, por lo cual la oferta siguió mermando.

A fines de ese año, y previo a las elecciones parlamentarias, Maduro ordenó a la Sundde disminuir hasta en 50 % los precios de los productos en tiendas de centros comerciales. Se creó el Comando Nacional de Precios Justos.

2016

El Gobierno devalúa, ajusta el precio de la gasolina, y además señala que habrá un plan de revisión de precios de 50 rubros, pero fueron pocos los artículos ajustados.

A fines de ese año, la Sundde vuelve a ordenar a las tiendas de ropa y calzado a rebajar los precios, medida que se efectuó justo cuando se elimina el billete de 100 bolívares, acción que luego se revirtió y esa denominación estuvo vigente hasta agosto de 2018.

2017

Con una prolongada distorsión de la economía, a fines de año la administración de Nicolás Maduro volvió a emitir la orden de rebajar precios en carnicerías y mercados municipales, lo que generó la ausencia de rubros esenciales en los anaqueles.

Con tiendas ya golpeadas por la menor producción e importación, y las inspecciones de años anteriores, se mandó a rebajar costos en tiendas de ropa y calzado, lo que dejó a los establecimientos con poco inventario.

2018

El año arrancó con la orden de bajar los precios en los supermercados a los que habían en diciembre de 2017. La medida generó caos en los establecimientos y la reposición de inventarios tardó casi dos meses, por las restricciones a la producción y las importaciones.

Para garantizar productos, en medio de una sequía de divisas, las empresas tuvieron que seguir recurriendo al paralelo para operar y más de 90 % de las importaciones privadas se financiaron por esa vía. Esta acción garantizó algo de abastecimiento de productos esenciales a precios altos, lo que las autoridades permitieron.

Pero ahora tras los anuncios de “precios acordados”, vuelven las arremetidas, lo que ha seguido generando caos.

Foto referencial: Luis Morillo @luizmorillo15


Participa en la conversación