Mientras el movimiento liderado por María Corina Machado sostiene que la ruta electoral se cerró y llama a presionar por la dimisión de Maduro, el bloque integrado por sectores sociales de distinta procedencia plantea luchar por condiciones para tener una elección presidencial legal en el último trimestre de este año.

Caracas. Contrario a lo que algunos analistas esperaban, la alta abstención registrada el domingo durante el proceso electoral presidencial convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), no ha sido suficiente para reunificar a los dos toletes en los que se divide la oposición venezolana: el Frente Amplio Venezuela Libre y Soy Venezuela.

Si bien todos coinciden en felicitar la valentía de la ciudadanía que pese a las “presiones, chantajes y amenazas” no fue a los centros electorales, cada bloque plantea su propia ruta para lograr el cambio de gobierno. Rutas diametralmente opuestas.

Por un lado, el Frente —conformado por las Iglesias, los partidos de la MUD, la Asamblea Nacional, el movimiento estudiantil, los gremios, los movimientos sindicales, el chavismo disidente, las iglesias, entre otros— considera que “no queda un camino distinto para resolver la crisis” que crear las condiciones electorales necesarias para que sea el pueblo el que exprese en una elección legal y competitiva.

Seguimos luchando por unas elecciones transparentes con observación internacional calificada para que se celebren en el último trimestre de este año, con la seguridad de que el pueblo se va a pronunciar por el cambio que todos queremos, dijo este lunes el diputado Omar Barboza (UNT), en nombre de la coalición.

Precisó que el objetivo del Frente es el cambio político por la vía constitucional, el camino para lograrlo es la reconstrucción de la unidad y quien debe tener la última palabra es la ciudadanía en una elección libre y transparente.

Lee también
Congreso Venezuela Libre creará bases políticas para “transición ordenada e inmediata” de Gobierno

Por el otro lado, el movimiento Soy Venezuela —integrado por Vente Venezuela, Alianza Bravo Pueblo y Desde Venezuela, entre otros— desecha definitivamente la vía electoral por considerarla “cerrada” y reitera que el cambio de gobierno solo se logrará con la dimisión de Maduro.

Quien plantee como opción que hay que esperar a unas supuestas elecciones a final de año es porque no entiende la urgencia del hambre. Aquí queda una sola ruta: ni falsos diálogos, ni falsas simulaciones electorales, la ruta es la desobediencia total y la dimisión de la dictadura, sostuvo este mismo lunes María Corina Machado, fundadora de VV.

A su juicio, tras el resultado del pasado domingo, “el régimen está desnudo, acorralado y asfixiado” y consideró que plantear la convocatoria a elecciones con condiciones equivale a lanzarle un salvavidas al Gobierno: Tendremos elecciones libres una vez que saquemos a Maduro y a su mafia, sentenció.

Cero acercamientos

Aunque en las semanas previas a la elección, Julio Borges y Antonio Ledezma, ambos figuras de peso dentro del Frente y de Soy Venezuela, respectivamente, se reunieron y unificaron su discurso de cara a la comunidad internacional, en casa, los dos toletes dicen estar dispuestos a hablar y a reunirse con la otra parte, pero ninguno expresa un compromiso público para hacerlo. Y de entrada, las condiciones que pone cada quien dan por descontado la exclusión del otro tolete.

Barboza, por ejemplo, destacó que la siguiente tarea de todos los venezolanos y en particular del Frente Amplio es la reconstrucción de la unidad y que para ello están dispuestos a reunirse con “todos los sectores de la vida nacional que quieran construir unas elecciones libres para salir de esta pesadilla”. Lo cual deja por fuera a Soy Venezuela. Henri Falcón, por el contrario, sí llenaría ese requisito, pues fue él quien el pasado 20 de mayo planteó la repetición de la elección para el mes de octubre.

Lee también
Congreso Venezuela Libre creará bases políticas para “transición ordenada e inmediata” de Gobierno

Del otro lado, Machado aseguró que “por su puesto” que en Soy Venezuela están dispuestos a hablar “con cualquier venezolano” para reconstruir al país. Pero con una condición: que planteen “una estrategia ganadora y acciones que sirvan para que Maduro entienda que se tiene que ir; un liderazgo que desobedezca”.

Con “la fuerza del pueblo”, todo

Soy Venezuela está integrado por los partidos políticos ABP y VV, así como el movimiento Desde Venezuela, además de movimientos sociales. Foto Maru Morales P.

SV y el FAVL también creen en que la “fuerza del pueblo” es un factor determinante para lograr el cambio de gobierno pero cada uno le da su propia lectura y utilidad, bien sea para lograr la dimisión o la convocatoria a elecciones con condiciones.

“Los mandatarios no hacen caso porque quieren sino porque deben. De lo contrario, la fuerza del pueblo va a imponer en la calle la voluntad de cambio”, dijo Barboza al ser consultado sobre qué le hacía pensar al Frente que Maduro tendría la disposición para convocar una elección competitiva que probablemente perdería.

Machado, por su parte, aseguró que la dimisión de Maduro —un acto personalísimo, pero al que puede verse empujado si la presión interna y externa se hace insostenible— también se puede lograr con la fuerza del pueblo.

El régimen decidió que no salía por las buenas, va a salir por la fuerza y la fuerza la tenemos, ayer [domingo] lo demostramos. Maduro saldrá por la fuerza moral de quienes derrotaron el chantaje del hambre con dignidad pero se requiere una dirigencia a la altura del momento histórico. La dimisión es la salida a la fuerza, es llegar al punto en el cual quedarse en el poder les sea más costoso que irse, dijo Machado.

Finalmente, tanto el Frente como Soy Venezuela coincidieron en agradecer la firmeza y determinación de la comunidad internacional en su respaldo a la restitución de la democracia en Venezuela.

Lee también
Congreso Venezuela Libre creará bases políticas para “transición ordenada e inmediata” de Gobierno

Fotos y video Maru Morales P.


Participa en la conversación