El vicepresidente de Economía ahora se encargará del despacho de Industrias. Este funcionario ya tenía el control de la política cambiaria.

Caracas. Desde mayo del pasado año el control de las finanzas se encuentra en manos de Simón Zerpa y Tareck El Aissami, y ahora el dominio se amplía a la producción.

Los movimientos que se han registrado en el gabinete en los últimos 12 meses evidencian que hay grupos dentro del gobierno de Nicolás Maduro que ganan terreno.

Cuando El Aissami fue nombrado vicepresidente ejecutivo el pasado año, poco a poco fue colocando sus fichas en puestos clave. Una de esas designaciones fue la de Ramón Lobo, quien fue ministro de Finanzas y actualmente es presidente del Banco Central de Venezuela.

En el directorio del instituto emisor, incrementó su poder con Pedro Maldonado, quien en mayo del pasado año fue nombrado director para coordinar el manejo del sistema de tipo de cambio complementario (Dicom) que es la vía por la que se asignan divisas oficiales.

El mercado cambiario por mucho tiempo estuvo liderado por los grupos de la hoy gobernadora de Lara, Carmen Meléndez y el primer vicepresidente del PSUV y constituyente, Diosdado Cabello. A Meléndez está vinculado el exministro de Alimentación y gobernador de Aragua, Rodolfo Marco Torres, quien aún marca la pauta de las importaciones públicas, por medio del titular de Alimentación, Luis Medina. Corpovex a cargo de Giuseppe Yoffreda —vinculado al constituyente— también administra gran parte de las compras públicas

Marco Torres manejó el Dipro y el Dicom y además llevó las riendas de la banca pública. El Dicom y las instituciones estatales responden al nuevo vicepresidente de Economía, y el Dipro fue eliminado.

Lee también
Ejecutivo inspeccionó Mercado Mayor de Coche

A lo largo de 2017, El Aissami extendió su poder a Fogade, la Superintendencia de Bancos, el Banco del Tesoro y el Banco de Venezuela. En esta última institución, parte de la directiva responde a El Aissami y el resto a Simón Zerpa, ministro de Finanzas.

El control se amplía a las criptomonedas, mecanismo que es controlado por funcionarios afines al vicepresidente de Economía, quien también desde hace pocos días es el ministro de Industrias y Producción.

En el ejercicio pasado, Maduro eliminó el Ministerio de Industrias y lo fusionó con el despacho Finanzas. Los viceministerios de Industrias y Comercio Interior estaban en manos de Misoret Ramos y William Contreras, respectivamente.

Año y medio después el Jefe de Estado vuelve a crear el despacho de Industrias. No obstante, El Aissami en su etapa de vicepresidente ejecutivo tuvo escasos encuentros con el sector privado.

En 2016 el primer mandatario creó el Consejo de Economía Productiva que encabezada el para entonces vicepresidente Aristóbulo Istúriz. Cada semana los empresarios iban a reuniones en la Vicepresidencia a notificar los escollos que enfrentaba la producción y si bien los planteamientos fueron escuchados, no hubo correcciones. Cuando El Aissami sustituyó a Istúriz le correspondía encabezar el Consejo, pero fueron pocas las reuniones que sostuvo con el sector privado. Fuentes oficiales señalan que el funcionario se centraba más en dar las líneas del Gobierno que atender requerimientos. Actualmente, las industrias operan a 24 % de su capacidad, según Conindustria.

El control del nuevo vicepresidente crece con el nuevo ministro de Pesca, Dante Rivas, quien participa en la coordinación del Dicom.

El Aissami tiene un año actuando en línea con el titular de las finanzas públicas, Simón Zerpa. Fuentes del oficialismo señalan que las últimas acciones oficializan el manejo de los dos funcionarios en los ingresos y el régimen cambiario. Ambos —sancionados por Estados Unidos— ya venían fijando las directrices del Banco Central.

Lee también
Indetenible el alza del precio de los alimentos

Zerpa, adicionalmente, lleva el Bandes, el Fonden y el Fondo Chino. Las relaciones con China y Rusia son encabezadas por este funcionario y el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez. Una de sus viceministras en la cartera de Finanzas, Yomana Koteich, tiene un nuevo cargo y es la titular de Comercio Exterior.

Menos en petróleo

El pasado año, el Jefe de Estado hizo cambios en la estructura de Pdvsa que permitieron a Zerpa y El Aissami tener peso dentro de la estatal.

Zerpa durante meses fue el vicepresidente de Finanzas hasta que en febrero de este año su cargo fue ocupado por Illiana Ruzza, quien ya venía de trabajar con él en el despacho y en el Bandes. Fuentes oficiales señalaron que dicho cambio fue para agilizar las firmas de contratos, dado que el ministro está sancionado.

Por su parte, El Aissami tenía en la estructura a Ysmel Serrano, quien primero fue nombrado vicepresidente de cComercio y luego vicepresidente ejecutivo.

Pero en días pasados Ruzza fue sustituida por Iris Medina, exvicepresidenta del Banavih y vinculada con la actual cabeza de Pdvsa, Manuel Quevedo. Y en la estructura de la directiva tampoco está Serrano.

Los puestos clave dentro de la estatal petrolera están manos de militares y funcionarios del Ministerio de la Vivienda.

Aunque El Aissami y Zerpa pierden cuotas en algunas áreas, ganan en otras.

Foto: AVN



Participa en la conversación