El chavismo disidente: Otra víctima de la persecución del gobierno de Maduro

Luisa Ortega

Las violaciones están agrupadas en vulneraciones a la libertad personal (57 % de los casos), derechos laborales (28,5 %), libertad de expresión (16,6 %), integridad personal (11,9 %) y el derecho a la justicia (7,1 %).

Caracas. El chavismo disidente se suma a lista de persecución por parte de la gestión de Nicolás Maduro. Así lo plantea el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) en su investigación Persiguiendo al chavismo: Discriminación por razones políticas contra funcionarios de Hugo Chávez por parte de Nicolás Maduro”, donde contabilizaron 45 víctimas por violaciones a sus derechos.

“La persecución contra sus propias filas ratifica la naturaleza no democrática del régimen de Nicolás Maduro y la naturaleza estructural de la discriminación por razones políticas para su modelo de gobernabilidad”, apuntan los investigadores, Nelson Méndez y Rafael Uzcátegui, en el trabajo.

En el informe establecen que en 2014 se hace “patente” la presencia de la disidencia, destacando entre las expresiones públicas críticas algunos antiguos ministros de Hugo Chávez como Jorge Giordani, Héctor Navarro y Oly Millán. Por otro lado, en noviembre de ese año fue expulsada Marea Socialista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) por las reiteradas noticias vinculadas a su tendencia disidente.

Las violaciones están agrupadas en vulneraciones a la libertad personal (57 % de los casos), derechos laborales (28,5 %), libertad de expresión (16,6 %), integridad personal (11,9 %) y el derecho a la justicia (7,1 %).

En el primer grupo se encontraron 23 personas contra las que se utilizó al sistema de administración de justicia para privarlos de libertad, atentando contra las garantías del debido proceso. Por su parte, determinaron que varios de los casos ocurrieron durante el proceso electoral municipal del 8 de diciembre de 2013, donde los candidatos fuera de la tarjeta del PSUV sufrieron represalias y detenciones. En este patrón también incluyen el caso del diputado Germán Ferrer, quien, por apoyar las denuncias de su esposa, la fiscal general Luisa Ortega Díaz, sobre la ruptura del hilo constitucional y las violaciones de Derechos Humanos contra manifestantes, fue acusado de promover una red de corrupción y extorsión por parte del fiscal general constituyente. Asimismo, registraron 11 casos de individuos que denunciaron corrupción en las instituciones públicas y, como retaliación, fueron privados de libertad.

Igualmente, señalan que el segundo patrón con más situaciones detectadas es el relativo a los derechos laborales, con 13 víctimas, quienes tras “expresar públicamente cuestionamientos a la acción de gobierno fueron despedidas de las instituciones públicas”. Por otro lado, están las cinco personas que fueron víctimas de violaciones a su libertad de expresión. Provea sostiene que el objetivo es “impedir la difusión de las opiniones del chavismo disidente mediante obstáculos a sus reuniones públicas y el retiro de sus artículos de sitios web de medios de comunicación”. Además, se han denunciado ataques a los portales digitales Aporrea y Punto de Corte. Este último fue víctima de ataque el 11 de julio de 2018, luego de que publicaran una entrevista de la periodista Sebastiana Barráez a la exfiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz.

¿Qué es el chavismo disidente?

Lee también
Sebin persigue a hija de 10 años de Andrés Velásquez, denuncia comisión de Familia

En cuanto a la definición de lo que Provea comprende como chavismo disidente, sostiene que se observa en personas y agrupaciones con alguna o varias de las siguientes características:

A) Al menos hasta la muerte de Chávez —y aún después— mantuvieron una postura pública de respaldo al Gobierno, iniciando progresivamente una serie de cuestionamientos con los que marcaron distancia de la gestión de Nicolás Maduro.
B) Ejercieron algún tipo de cargo público durante la gestión de Hugo Chávez.
C) Su identidad política es de signo izquierdista.
D) A pesar de su ruptura con la gestión de Nicolás Maduro, no han pasado a formar parte de alguna organización político-partidista tradicionalmente opositora al bolivarianismo, ni en la coalición Mesa de la Unidad Democrática. Su espacio actual para el ejercicio del derecho a la libre asociación y reunión es una orgánica flexible para la divulgación de sus opiniones.

Las razones

Méndez y Uzcátegui detectaron diversos motivos por los cuales este grupo se distanció de Nicolás Maduro y su ejercicio de gobierno, entre los que se encuentran: corrupción, falta de democracia en la toma de decisiones, intolerancia frente a la crítica, ausencia de debate interno, “haberse desviado del proyecto bolivariano”, entrega de la soberanía del país a los intereses extranjeros, profundización del modelo extractivo de desarrollo, involucramiento de altos funcionarios en actos delictivos como el narcotráfico y la especulación financiera con el diferencial cambiario dólar-bolívares.

Provea advierte que el abuso de poder cometido contra el chavismo disidente no tiene suficiente exposición pública debido a la polarización política existente en el país. Por ende, invita a las personas que se identifiquen políticamente como “chavistas” y que hayan sido víctimas de violación de DD. HH. a que se comuniquen con ellos para la investigación definitiva al siguiente correo electrónico: coordinacion.general@derechos.org.ve.


Participa en la conversación