Este miércoles 5 de Julio, Día de la Independencia, los habitantes de los conjuntos residenciales Victoria y Alto Alegre, en Puente Hierro, fueron víctimas de una brutal arremetida por parte de los funcionarios del Conas, Sebin, PNB.

También fueron asediados por grupos de colectivos armados. Denunciaron que les robaron comida, artículos de higiene personal, dinero, ropa y prendas de oro.

Caracas. Con mucha indignación y rabia se mostraron los vecinos de las residencias Victoria y Alto Alegre, ubicadas en Puente Hierro. Las arremetidas de los cuerpos de seguridad para ellos no son nuevas. Desde que comenzaron las protestas en contra del gobierno que lidera Nicolás Maduro los han reprimido aun tocando cacerolas. Ahora, denunciaron, no solo los están golpeando, sino que les roban sus pertenencias.

Cada vez que vienen es más grotesco todo. Uno piensa que lo ha visto todo. Es una barbarie. A mí me dijo un guardia que además llegó encapuchado que callara al perro, porque ellos también matan perros.

La doctora Liz Romero contó que aproximadamente ocho funcionarios llegaron a su apartamento, en el piso 7.

 

Les dije que estábamos mi mamá, mi papá, que está delicado de salud, y yo. No les importo. Fui a buscar a mi perro y me dijeron eso tan fuerte. A mis vecinos los tiraron contra el piso, los apuntaron y les tomaron fotos. Les preguntaron por qué estaban tan nerviosos y ellos respondieron porque el procedimiento no era el habitual. De todas maneras los humillaron como quisieron.

Los uniformados, según los vecinos, eran del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas); del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin); la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y grupos paraestatales.

Entraron tipo comando a los edificios y nos les importó si se llevaban por delante a niños, ancianos o mujeres embarazadas.

Los funcionarios destruyeron todas las garitas de vigilancia.

Del Alto Alegre se llevaron detenido a un muchacho al que le destrozaron el apartamento. A otro joven de ese mismo edificio le propinaron una golpiza dentro de la tanqueta, de acuerdo con el testimonio de los habitantes.

“Y además le robaron 15.000 bolívares que tenía en el bolsillo”, dijo Omaira Martínez, quien calificó la represión de los uniformados como una “guerra desigual. Ellos disparan y lanzan bombas y de los edificios les tiran piedras”.

Denunciaron que se robaron las cámaras de seguridad, las baterías de los carros y destrozaron algunos parabrisas y ventanas.

En las Residencias Victoria, del bloque 4 se llevaron detenidas a dos personas: una muchacha que tiene un niño de año y medio, a la que este jueves iban a presentar en los tribunales; y un muchacho que estaba saliendo de la panadería cercana. Muchas de las detenciones ocurrieron dentro de los apartamentos.

Muchas puertas y rejas quedaron inservibles.

Los uniformados reventaron rejas y puertas. Incluso en el edificio 3, en el piso 1, dejaron a un señor encerrado. Le dieron tanto a la puerta que la dañaron  y no se podía abrir. Tuvieron que llegar los bomberos en auxilio.

Mientras que a Marbin González —su vecina de pasillo— le robaron prendas de oro, Bs. 300.000, afeitadoras eléctricas, pantalones, medias, un router, la comida y perfumes.

De la casa de la señora Marbin González se llevaron hasta medias de su hijo.
Lee también
Vecinos piden protección a la Fiscalía ante arremetida de la GNB y grupos paraestatales

MEDIDAS DE PROTECCIÓN 

La concejal metropolitana Adriana Aguilera, en compañía de los residentes, recorrió las cuatro torres de las residencias Victoria y el edificio Alto Alegre.

Dijo que los uniformados llegaron a eso de las 4:00 p. m. con tanquetas y unidades motorizadas a perseguir a las personas que se encontraban protestando en plena avenida.

Pero no solo los corretearon a ellos, sino que la tanqueta subió hasta el portón de la residencia Alto Alegre y la derribó. Esto ha sido una actuación recurrente de los funcionarios en estos tres meses de protestas. Esas rejas se han parado y las tumban sin importarles nada.

Destacó el caso de una niña que abrazaba a su perro y le decía a la mamá que la GN mata a los perritos. “Lo que la gente está viviendo son cosas muy fuertes. De hecho, con el Instituto Metropolitano de la Mujer vamos a empezar a dictar talleres de resiliencia, pues la gente, la familia en general, está muy afectada”.

Ya el 6 de julio la concejal acompaño a los vecinos a la Fiscalía a solicitar medidas de protección para 19 residencias, donde la represión de los organismos de seguridad ha sido extrema.

Con una tanqueta destruyeron el portón de acceso de la residencia Alto Alegre.
Lee también
Cuerpos de seguridad ingresaron a residencias Victoria en El Paraíso

Fotos: Luis Miguel Cáceres



Participa en la conversación