Las organizaciones Cecodap, Centros Comunitarios de Aprendizaje y Prepara Familia, solicitaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos medidas preventivas frente al desabastecimiento de medicamentos esenciales. A casi tres meses de la sentencia, ocurre el deceso de Carina Vergara. Tenía 16 años.

Caracas. El pasado 21 de febrero la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó medidas cautelares para proteger los derechos a la vida e integridad personal de los niños que se encuentran en el área de Nefrología del hospital José Manuel de Los Ríos.

En el J. M. de Los Ríos hay actualmente 22 niños que necesitan someterse a tratamientos de diálisis. De las 16 máquinas del servicio, funcionan 6, de las cuales 1 es para casos positivos, es decir, para los niños que además están contaminado con Hepatitis C.

Una de las denuncias con la que se reforzó la petición de medida cautelar es que los codemandantes, las organizaciones Cecodap, Centros Comunitarios de Aprendizaje y Prepara Familia, demostraron que en el hospital existían graves deficiencias en el mantenimiento y suministro de agua potable, que las máquinas de gases venenosos del laboratorio y el aire acondicionado no funcionan y que hubo casos de filtraciones de aguas negras en las áreas de Nefrología, Neurocirugía y hasta en los quirófanos.

No hubo respuestas durante los 10 días posteriores al llamado de la Comisión. No se nombró un enlace que inspeccionara la situación y, por el contrario, siguieron las fallas.

Lee también
Medida cautelar para proteger a pacientes de Nefrología del J. M. de Los Ríos pone en tres y dos al Gobierno

Hace una semana, en el servicio de Nefrología hubo un bote de agua, y es persistente la escasez de medicamentos inmunosupresores.

El 14 de mayo ocurrió la muerte de Carina Vergara, de 16 años, quien estaba hospitalizada en cuidados intermedios del J. M. de Los Ríos desde hace 20 días aproximadamente. La niña requería diálisis tres veces por semana y no pudo entrar a la terapia intensiva pues no había cupo. Presentó un derrame pleural, que es la acumulación de líquido en los pulmones y una endocarditis, una infección en el revestimiento interior del corazón. Con su deceso suman 11 los casos de menores que fallecen luego del brote infecciosos en la Unidad de Nefrología.

Katherine Martínez, abogada y directora de la ONG Prepara Familia, informó que lunes 7 de mayo asistieron a una reunión privada con los relatores de Comisión. Por el Estado fue Larry Devoe, abogado secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos. Se hizo una evaluación de la situación. Pero él se presentó sin fecha ni cronograma, ante la gama de solicitudes expuestas por nosotros. La relatoría le dio primer la palabra a Devoe y lo que hizo fue mostrar una foto de la remodelación del servicio de Nefrología”.

Cuando los demandantes pudieron intervenir aclararon que en sus peticiones no estaba la remodelación y que, además, esa foto exhibida corresponde a unos trabajos hechos antes del amparo. “Lo que pedíamos era que se reactivaran los trasplantes, que se le hiciera el mantenimiento a la planta de Osmosis, que la entrega de inmunosupresores fuera regular. Devoe explicó que hicieron el mantenimiento de la planta. Y eso no es verdad, lo que hicieron fue cambiar los filtros. Tenemos las cartas enviadas a la dirección exigiendo eso. Además, el informe que enviamos este martes 15 es el quinto dirigido a la Comisión, con la actualización del fallecimiento de Carina y del bote de aguas servidas que hay en el pasillo. Este lunes se cumplen tres meses de las medidas y la situación cada vez es más crítica”.

Otros casos reportados a la CIDH fueron: 1) A finales de enero de 2018 ingresaron al hospital menores provenientes de diferentes partes del país con malaria y sarampión, pudiendo ocasionarse contagios y 2) entre el 21 y 22 de enero, seis niños habrían fallecido en este puesto asistencial luego de que las máquinas de oxígeno a las que estaban conectados se apagaran por un fallo eléctrico. En su último escrito, los solicitantes de las medidas también informaron que entre enero y febrero de 2018 fallecieron dos pacientes —uno de ellos infante— por difteria y sarampión, respectivamente.

Foto referencial: Mariana Mendoza



Participa en la conversación