Los 35 colegios de enfermería de todo el país ya están sumados a la protesta iniciada el pasado 25 de junio. Piden la revisión de la tabla salarial y que las incidencias sociales, como las primas, sean calculadas con un nuevo salario que no baje de 20 millones de bolívares.

En la Unidad de Diálisis de San Martín, que funciona de manera privada, ya se produjo la renuncia de siete trabajadoras, que atendían a 700 pacientes.

Caracas. Ya se habla de renuncias de enfermeras por los bajos salarios. Francisco Valencia, director de Codevida, coalición de organizaciones que velan por el derecho a la salud, publicó en horas de la tarde en su cuenta de Twitter que las adscritas a la Unidad de Diálisis Jayor, de San Martín, dejaron sus cargos y los familiares —tal como se aprecia en una foto que también subió a la red— son los que están atendiendo a los pacientes.

Valencia informó que eran siete enfermeras para atender a 700 enfermos.

Esta unidad es extra hospitalaria, de carácter privado, aunque subsidiada por el Gobierno.

De igual forma sus trabajadores padecen la escasez de insumos y los bajos sueldos, de ahí la decisión tomada por el grupo de enfermeras.

Continúa la protesta

Este lunes, desde tempranas horas, las profesionales salieron con pancartas y se apostaron en la autopista Francisco Fajardo.

Lee también
Los bajos sueldos mantienen a los trabajadores de la salud en la calle

Desde hace tres semanas que mantienen una protesta activa, exigiendo mejoras salariares, pero nada que el Ejecutivo afloja la cuerda.

Ya les han dado algunos bonos e incidencias, como primas y cláusulas sociales, pero estas fueron calculadas con base en un salario de 3,8 millones de bolívares.

Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, dijo que el objetivo de la lucha no es ese. Tres semanas en protesta y no logramos aún nuestras exigencias, por eso no podemos debilitar nuestras acciones. El ministro Carlos Alvarado pensó que pagando unos bonos nos retiraríamos, pues le tenemos noticias: el paro sigue.

Dicen que la dicen es contra el hambre.

Explicó que la base de sus beneficios contractuales debe estar por encima de los 20 millones de bolívares. No podemos seguir aceptando que se haga sobre un salario distorsionado que no está acorde con la realidad. Debemos mantenernos firmes, pues nos están mamando el gallo y nosotros estamos dispuestos a llegar hasta lo último.

Ya los 35 colegios de Enfermería en el ámbito nacional están sumados a la acción, convocada el pasado 25 de junio.

Para esta semana, estos trabajadores tienen programadas asambleas interhospitalarias y tomas de calle, medidas que apoyan los médicos, los bionalistas, odontólogos y obreros.

Está pendiente la posibilidad de ir a Miraflores y la propuesta de renuncia masiva en el sector público.

Enfermeras de la Clínica Popular de El Paraíso sumadas a la protesta.

Jubilados en pie de guerra

Mientras las enfermeras libran una batalla, los jubilados del Seguro Social también salieron a la calle este lunes, por el incumplimiento de la cláusula número 21, referida a la seguridad alimentaria del Contrato Marco. Se apostaron en la esquina de Altagracia, frente al IVSS, y, gritando consignas, exigieron mejoras salariales, medicinas y respeto a los Derechos Humanos.

Los jubilados exigen que les cancelen el derecho al bono de alimentación.

Lee también
Más de 20 días sin recibir agua llevan comunidades de Barcelona

Fotos: Luis Morillo @luizmorillo15



Participa en la conversación