Yrama Capote fundó esta asociación civil en 2007. Su radio de acción es la parroquia San Pedro, pero ha llegado a suelos de Baruta y Miranda. Se apoya en un voluntariado compuesto por estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y por la red vecinal de la parroquia y sectores aledaños.

Caracas. Siempre se dice que Caracas necesita más espacios verdes para la recreación. Y cuando se ve la extensión del parque nacional El Ávila (85.192 hectáreas), o de los otros 20 parques del área metropolitana, a vuelo de pájaros, la cuenta nos daría que tenemos un exceso de metros de área verde por cada habitante. Exceso que no expresamos matemáticamente, porque entonces la cuenta daría negativa: suelos secos, árboles viejos y enfermos, falta de agua, fauna desnutrida.

Casos evidentes Jardín Botánico, el parque del oeste o el Vinicio Adames.

Pero hay quienes intentan, en un radio de acción más cercano a sus comunidades, de hacer que lo verde permanezca fresco y en renovación.

El documento de la FAO (abril 2019) dice que los planificadores encargados de diseñar las ciudades y paisajes del futuro no pueden prescindir de los bosques urbanos, “ya que son elementos que eliminan la contaminación, brindan sombra y proporcionan numerosos beneficios para la salud. Esta vegetación es fundamental para el bienestar de los habitantes de cualquier ciudad. Los bosques urbanos y espacios verdes están asociados a reducciones de la obesidad infantil y a la disminución de delitos, lo que subraya su vinculación con las múltiples metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Los ambientalistas de a pie están claros con ese precepto. Yrama Capote fundó el Grupo Ecológico San Pedro en 2007, precisamente para preservar lo verde.

Lee también
Hermanos emprendedores apuestan por un mejor país

Su radio de acción es la parroquia San Pedro, pero ha llegado a suelos de Baruta y Miranda. Se apoya en un voluntariado compuesto por estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y por la red vecinal de la parroquia y sectores aledaños.

Es una asociación civil no gubernamental y su misión es defender la integridad de los árboles de la zona y promover la siembra de estos en las calles. Cuando otros están pendientes de la movilidad, del alumbrado público, de la basura y de los huecos, ella y su grupo, intentando frenar el avance del calentamiento global, siembran especies en plazas, aceras, en las orillas del río Guaire.

A la fecha suman 2000 árboles plantados en la calle, 200 a orillas del río Valle y 85 árboles en el parque El Punto.

Con su acción, los voluntarios ya ganados en el tema de la conservación, saben que están colaborando con la producción de oxígeno, purifican el aire, regeneran los suelos, reducen la temperatura, mejoran el ambiente, generan alimento y dan sombra para que las personas se sienten a descansar al pie del árbol.

El grupo recibe donaciones de semillas y de material para elaborar los implementos que les facilitan el trabajo de botánica. Todos los que se acercan a esta asociación conocen las técnicas del compostero, germinar, trasplantar, regar, barrer los desechos orgánicos, etc. Incluso los estudiantes con competencias en el área tecnológica pueden ayudar a actualizar el Blog de este grupo cada cierto tiempo.

El 5 de julio de este año, Día del Ambiente, el Grupo Ecológico San Pedro va a plantar 150 árboles forestales y árboles que no pueden ser sembrados en la calle debido a su tamaño como robles, samanes, jabillos, veras, etc. Todavía no se sabe en cuál parque se va a llevar a cabo.

Lee también
Hermanos emprendedores apuestan por un mejor país

Este trabajo tendría resultados expansivos si se hiciera de la mano de los ministerios de Ecosocialismo y de Educación, además de las alcaldías. No obstante, los esfuerzos son aislados y esporádicos. Solo en temporadas se habla de programa de arborización.

Mezquino sería no decir que el mes pasado Josué Lorca, viceministro de Gestión Ecosocialista del Ambiente y presidente del Instituto Nacional de Parques (Inparques), presentó en la reunión del Órgano Superior de Hábitat y Vivienda #16 la agenda de trabajo para la siembra de las semillas en los urbanismos construidos por la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Dijo que el mandatario Nicolás Maduro ordenó aumentar la meta anual de árboles establecidos de 1,6 millones, para el 2019, a 3 millones, incluyendo todo lo que tiene que ver con árboles frutales o árboles comestibles y árboles policromáticos.

Esta meta se llevará a cabo a través la Misión Árbol, que es la que se encarga de reforestar junto con la Compañía Nacional de Reforestación (Conare), ente adscrito del Ministerio para el Ecosocialismo.

Lorca que la siembra de semillas de 1500 árboles se hará en los urbanismos ya edificados, entre mayo y junio de este año.

Este trabajo tendría resultados expansivos si se hiciera de la mano de los ministerios de Ecosocialismo y de Educación, además de las alcaldías, las organizaciones no gubernamentales, instituciones y comunidades. No obstante, los esfuerzos son aislados y esporádicos. Solo en temporadas se habla de programa de arborización.

De ahí el emprendimiento social de Capote. Si alguien desea formar parte de este grupo de #GenteBuena puede acercarse al vivero de San Pedro los miércoles y viernes en el período comprendido de 9:00 a.m a 12:30 m. También pueden seguirlos en su grupo de Facebook o en su blog.

Lee también
Hermanos emprendedores apuestan por un mejor país

Participa en la conversación