El hampa arrasó con 86 años de la Escuela Práctica de Agricultura La Providencia en Aragua

Desde hace 3 años aproximadamente, la delincuencia y la desidia institucional, han acabado con el mobiliario y los equipos que formaban parte de esta institución adscrita al Inces, de donde más de 3000 jóvenes de todo el país egresaron como técnicos medios agropecuarios.

De 200 estudiantes que recibía en sus mejores tiempos, en la Escuela Práctica de Agricultura La Providencia, ubicada en el municipio Mariño del estado Aragua, apenas quedan unos 40. La institución, adscrita al Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista, Inces, con 86 años de fundada, ha sido totalmente desmantelada por el hampa y por las propias autoridades del Inces.

Crónica.Uno logró ingresar a la EPA, actualmente llamada Centro de Formación Socialista Agroecológico La Providencia, y pudo constatar el estado de abandono al que la delincuencia ha sometido a esta escuela, formadora de técnicos medios agropecuarios de todo el país. Allí, no queda nada de la otrora institución donde además de formación académica, se dictaban cursos a las comunidades y se otorgaban las certificaciones ocupacionales del Inces.

En el área administrativa solo quedan regados en el piso restos de los expedientes y la papelería que recogen la historia de la formación educativa impartida allí por más de 80 años.

Foto: Gregoria Díaz

La EPA La Providencia fue fundada el 22 de noviembre de 1932 y desde entonces más de 3000 egresados han salido de sus aulas. Los estudiantes contaban con amplios espacios que incluían, dormitorios, comedor, servicio médico, instalaciones deportivas y todas las condiciones ideales para su formación integral, pues la institución funcionaba como residencia estudiantil.

Foto: Gregoria Díaz

El hampa también arrasó con 138 hectáreas donde existían unidades de formación agrícola y pecuaria y de producción bovinas, porcinas, caprinas, de cunicultura y avicultura, además de otras como riego y drenaje, maquinarias y fábrica de alimentos.

Las autoridades del Inces decidieron trasladar el mobiliario para otras sedes del Inces para su resguardo, dejando al escaso personal que aún se mantiene sin información sobre su destino y el de la institución”, señala la ingeniero agrónomo Blanca Riera, supervisora de formación con más de 26 años de servicio.

Foto: Gregoria Díaz

La coordinadora de organización y finanzas de Sintrainces Aragua, Karla Barcos, acompañada por un grupo de docentes, empleados públicos y obreros, denunció la situación de indefensión y precariedad en la que deben acudir a sus labores, los 59 trabajadores que aún quedan, de 111 que prestaban sus servicios en la institución.

Lee también
Desvalijaron la Escuela de Ciencias Administrativas de la UDO en Anzoátegui

«Esto es prácticamente un cierre técnico», dice Barcos. Y es obvio. En la EPA ya no funciona ni el comedor que atendía a no menos de 500 personas entre trabajadores y estudiantes, la residencia fue clausurada y la lavandería, así como la amplia cocina han sido desmanteladas totalmente por los delincuentes.

El Inces Aragua viola, con ello, todas las normas de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat).

Foto: Gregoria Díaz

En agosto del 2018, la ministra del Poder Popular para la Agricultura Urbana (Minppau) Mayerlin Arias; el coronel Bencir Eloy Guerrero, viceministro de Seguimiento de la Gestión de Gobierno; la viceministra de Economía Comunal, Kyra Andradre; el presidente del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), Wuikelman Ángel; Alberto Mora, secretario para el Desarrollo Agroalimentario del estado Aragua y la alcaldesa de Mariño, Joana Sánchez, entre otros, realizaron un recorrido por las instalaciones de la EPA.

En ese momento, la viceministra de Economía Comunal, Kyra Andradre, aseguró: “Tenemos voluntad política para apuntalar nuevamente las 138 hectáreas que comprende la EPA La Providencia. Debemos colocarla de nuevo, como espacio piloto para la producción agrícola del país, desarrollando un trabajo mancomunado entre el Inces, la reserva activa, el Ministerio de las Comunas, el Poder Popular y otros entes gubernamentales para sacar adelante este proyecto encomendado por el Presidente Nicolás Maduro Moros”,

Después de 9 meses, la EPA sigue siendo tierra fértil para la delincuencia y la desidia oficial.


Participa en la conversación