La única ganancia obtenida por los niños fue el otorgamiento de medidas cautelares para el servicio de Nefrología, garantías que el Ministerio de Salud no está cumpliendo.

Caracas. El J. M. de Los Ríos es el único centro de salud público que realiza reconstrucciones de malformaciones urogenitales, corrección de malformaciones gastrointestinales complejas, dispone de una Unidad de Quemados, tiene amplia experiencia en cateterismos diagnósticos y terapéuticos, hace cirugías de malformaciones cardíacas complejas, desarrolla un programa de trasplantes renales, es líder en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades hemato-oncológicas y mantiene activa la Unidad de Fibrosis Quística y Radioterapia. Son 34 servicios los que atiende y es el centro de referencia en el ámbito nacional.

Y con todo ese historial, actualmente el hospital no tiene un balance positivo. En este centro es frecuente la falta de Rayos X; la inoperatividad de los laboratorios; el servicio de Hematología no tiene activa la lámpara para las quimioterapias; las mamás tienen que pagar por todos los exámenes de gases venenosos y arteriales, muchas salen del país para buscar morfina y albúmina; desde hace un año no hay fórmulas lácteas, los pacientes tienen un solo menú: arroz o arepas; cuando se va la luz la planta no funciona; falla el agua constantemente y se ha ido 50 % del personal de salud.

Sin embargo, Katherine Martínez, presidenta de la ONG Prepara Familia, en medio de todo este drama resalta algo positivo: las medidas cautelares dictadas en febrero pasado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para proteger la vida e integridad de los niños que se encuentran en el área de Nefrología.

Lee también
250 docentes de La Vega se reunirán en la UCAB para el segundo Encuentro Gente Buena

Esas medidas llegaron luego de las muertes de 10 infantes, ocurridas en 2017, como consecuencia de la insalubridad existente en el J. M. de Los Ríos.

Para Martínez, el hecho de que la CIDH haya dictado esas medidas es un logro tremendo. Lo malo es que el Estado no ha cumplido y tampoco ha hecho el esfuerzo para hacer un cambio. Hicieron unas remodelaciones que no llenaron los protocolos de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Todo ha sido un retroceso para las mamás y la salud de los niños. Se les violan los derechos fundamentales. Muchos han muerto y otros no tienen acceso a los medicamentos, como los antibióticos de amplio espectro. Cada día están más expuestos y sus familiares no tienen ni siquiera acceso a los calmantes”.

Cuando Martínez dice que el Estado no ha cumplido es porque ni siquiera le ha establecido un cronograma y una ruta de trabajo. En la reunión de seguimiento que sostuvieron en mayo pasado, en República Dominicana, a las organizaciones petitorias de las medidas y los voceros del Estado, les dijeron que por la “guerra económica” no estaban al día.

Luego, en la mesa de trabajo de octubre realizada en Colorado, dijeron que se pondrían al día. “No lo han hecho en perjuicio de estos niños y sus familias”.

Por eso, y por las implicaciones que esta situación tiene para la salud, Prepara Familia y Cecodap solicitaron el mismo mes de octubre extender las medidas a 13 servicios más, fallo que esperan que se dé en 2019.

“Es una esperanza que se apruebe, porque en el caso de Nefrología no se ha cumplido. De alguna manera esa es una bandera que se izó, para que el Estado entienda que tiene que garantizar estos beneficios fundamentales”.

Desde Prepara Familia piensan además llevar esta situación a las instancias del Sistema Universal, pues quieren seguir con el tema de la exigibilidad de los derechos.Este ha sido un año terrible para las mujeres del J. M. de Los Ríos, muchas han visto morir a sus hijos y agravar a otros. Incluso se han desnutrido estando en el hospital. Desde abril les quitaron el beneficio de la alimentación, mientras están en proceso de hospitalización y eso ha sido duro para muchas de ellas que son del interior del país.

Por eso dijo que 2019 será un año de retos para el J. M. y para otros hospitales con servicio de pediatría, hasta donde consideran ampliar su radio de acción y solicitar medidas. “Sabemos que todos van al hospital de niños, desesperados, porque en sus regiones no tienen atención, hemos apoyado a esas familias, pero vamos a hacer el esfuerzo de llegar a otros centros de salud, pues la vulneración de los derechos es exponencial y eso no va a quedar impune, y por eso estamos documentando todo”.

Lee también
250 docentes de La Vega se reunirán en la UCAB para el segundo Encuentro Gente Buena

En esta lucha Cecodap y Prepara Familia no están solos, la Redhnna, Acción Solidaria, Codevida, Fe y Alegría, Casa Son Bosco y otras organizaciones no gubernamentales también velan por estas garantías.


Participa en la conversación