Las familias deben destinar semanalmente hasta tres millones de bolívares para comprar agua por cisterna.

Maracaibo. Hace un año que los habitantes del municipio San Francisco no ven salir agua de las tuberías, las cuales, según algunos, ya comenzaron a oxidarse por falta de uso. Los habitantes de la urbanización El Soler deben decidir si compran agua o comida, pues el costo de una pipa de agua ya alcanza el millón de bolívares (cuesta 200.000 si el pago es en efectivo). Las familias debe comprar, al menos, dos pipas interdiarias.

La mayor odisea es buscar el efectivo para comprarle a los camiones el vital líquido. La mayoría paga por transferencia porque al recibir el efectivo los choferes ponen peros.

No quieren aceptar billetes de 500 ni de 1000 y, dependiendo del camión, cobran hasta 500 % por encima del costo en efectivo de la pipa. En mi casa llenamos un tanque dos veces a la semana y pagamos por transferencia; es decir, que gasto hasta seis millones de bolívares y nadie le pone reparo a esos malandros de los camiones”, denunció María Fuenmayor, habitante del sector.

Carlos Sosa, otra vecina, criticó que los camiones solo llenan tanques. En mi caso yo tengo pipas y muchas veces tengo que caminar toda la urbanización persiguiéndolos para que me puedan echar agua, ellos prefieren llenar tanques subterráneos para no dar tantas vueltas.

Lee también
Crisis en servicio de agua colmó la paciencia de habitantes de Barcelona

La falta de agua ha cambiado la vida de los sureños. Deben ahorrarla para lavar, cocinar e incluso bañarse.

“La casa se barre, no se pasa lampazo y mucho menos nos podemos bañar dos veces al día, solo una vez. Esto es inaguantable ya. Es un año en esta situación sin que nadie dé respuesta. Muchas veces lavamos la ropa a mano porque la lavadora gasta mucha agua. Eso si no se va la luz. De resto, solo compramos agua para tomar, que, de paso, un botellón cuesta 800.000 bolívares”, criticó Sosa.

Otros sectores como El Samán y El Caujaro también están afectados por la falta de bombeo. Marcos Sarcos comentó: Los que logramos sobrevivir somos los que tenemos carro, porque lo llenamos de botellas plásticas y vamos a Maracaibo a llenar. Yo me voy a casa de mi hermana y allá lleno todo, luego echo todo en una pipa y ahí me bandeo, pero no es fácil, también tengo vecinos que tienen camionetas y montan los tanques, se van al llenadero directamente.

Al menos 2000 familias están afectadas por esta situación. Exigen al gobernador del estado que atienda la falta de agua en el municipio San Francisco.

Foto: Mariela Nava



Participa en la conversación