Se estima que cerca de 300.000 personas han contraído VIH en el país y solo 65.000 reciben tratamiento. Además, aproximadamente 2000 niños y niñas menores de 12 años se contagiaron con el virus.

Caracas. La escasez de reactivos para las prueba detección del VIH (Elisa) así como las de monitoreo y control (carga viral y CD4) ya es crónica a nivel nacional. Esta situación hace que se generalicen los riesgos para la salud y la vida de los venezolanos.

Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, alertó que el hecho de que más de 300.000 personas de todos los estratos de la población pudieran haber contraído el virus que causa el Sida, hace que la epidemia deje de ser concentrada para convertirse en generalizada.

Rodríguez dijo que una de las peores cosas que pueden suceder en el “control” de la epidemia es que no se pueda hacer el monitoreo al paciente, “ya que de acuerdo con los resultados de los exámenes de carga viral y CD4, el especialista decide el tratamiento a aplicar o si es necesario cambiar el esquema antirretroviral. Si esto no funciona, el especialista no puede llevar una bitácora certera del usuario y siendo así, la conclusión es que en Venezuela las personas mueren por escasez de medicinas o insumos, lo cual en pleno siglo XXI es una vergüenza”.

Lee también
ONUSIDA: en Venezuela vivían 110.000 personas con VIH en 2015

También dio cuenta de la crueldad a la que está sometida la población infantil, al no contar con la regularidad del programa de leche materna, pues como se sabe, los bebés que nacen de madres con VIH no pueden ser amamantados. Reportó fallas en el suministro del antirretroviral, zidovudina, en presentación de jarabe, precisamente indicado a los niños que nacen con el virus.

El periodista afirmó estar recibiendo denuncias desde hace tres semanas sobre la escasez en el estado Vargas del antirretroviral Viraday, lo cual se estima que puede ser consecuencia —al igual que la falta de otros medicamentos— de que el Banco Central de Venezuela, no ha liquidado las divisas correspondientes para adquirir los fármacos antirretrovirales, ni los insumos como reactivos para pruebas.

Ante la gravedad del asunto y sin ánimos de generar zozobra en la población, Rodríguez envió un exhorto nuevamente a la ministra para la Salud, Antonieta Capporale, para que agilice las gestiones y trámites vitales.

“Basta de jugar con la salud y la vida de los venezolanos. Se estima que cerca de 300.000 personas han contraído VIH en el país y solo 65.000 reciben tratamiento del programa nacional de Sida del Ministerio. Además, aproximadamente 2000 niños y niñas menores de 12 años se contagiaron con el virus. Ministra, avóquese y evite cargar en su conciencia el peso que deben tener en este momento los 17 ministros que en los últimos años le han antecedido en el MinSalud”, exhortó.

Foto referencial: Jota Díaz


Participa en la conversación